Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Norman Thelwell, dibujante de tiras cómicas

El día 7 de febrero falleció el dibujante de prensa británico Norman Thelwell, célebre por sus strips (tiras cómicas) de Penelope y Kipper. Padecía Alzheimer y tenía 80 años.

Perteneciente a una familia obrera de Cheshire, utilizó sus precoces dotes de artista para vender, siendo adolescente, dibujos de animales, sobre todo de gallinas y pollos. Llevó consigo su cuaderno de dibujo a los campos de batalla de la Segunda Guerra Mundial y, tras un breve paso por los servicios secretos, periodo durante el cual logró colocar sus dibujos en The Artist Magazine, fue destinado a India. Allí, dirigió al mismo tiempo una revista mensual profesional sobre motores eléctricos, dibujó anuncios locales y diseñó los nuevos uniformes del Ejército indio, a la vez que enviaba dibujos y caricaturas (sobre todo de los funcionarios del subcontinente) a diversas revistas satíricas británicas.

Tras su desmovilización en 1946, Norman Thelwell estudió dibujo e ilustración en el Liverpool College of Art. Su primera serie de tiras cómicas fue publicada en London Opinion, que precedió a otra serie cómica que le dio a conocer, Chicko, que salía en el tebeo infantil Eagle. En 1953 alcanzó la fama definitiva con las aventuras de Penelope y Kipper, publicadas en la revista satírica Punch.

Así se inició una larga colaboración de un cuarto de siglo, jalonada por alrededor de 1.500 dibujos y unas 60 portadas. Mientras tanto, el News Chronicle le propuso dirigir el equipo de dibujantes de la revista pero, dado el ruido que había en la redacción, decidió trabajar en su domicilio y enviar sus dibujos por tren. Además de su colaboración en diversos periódicos, publicó su primer recopilatorio de Penelope y Kipper, titulado Angels on Horseback (Ángeles a lomos de caballo) en 1957 y fue autor de una treintena de libros más, alternando tanto aventuras de sus dos héroes como dibujos en los que caricaturizaba la vida cotidiana británica.

Este dibujante de trazo ácido y ágil publicó su autobiografía, Coup de crayon, en 1986 y era también un buen pintor paisajista de la vida rural británica.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de febrero de 2004