Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paul Burrell y su libro, en Madrid

Paul Burrell, el mayordomo y hombre de confianza de Diana de Gales durante 11 años, presentó ayer en Madrid las memorias de la princesa, un libro que ha causado una gran polémica en el Reino Unido y que en España publica Temas de Hoy bajo el título La vida real de Diana de Gales. Burrell no quiso pronunciarse sobre las circunstancias de la muerte de la princesa, aunque aseguró que, al contrario de lo que se ha especulado, "ella no estaba embarazada ni tenía planes de matrimonio con Dodi al Fayed". Sí habló, sin embargo, de Carlos de Inglaterra y se mostró convencido de que ni él ni Camila Parker Bowles serán nunca reyes de Inglaterra. Apenas lleva seis días en el mercado y la editorial ya ha sacado la segunda edición. El mayor gancho del texto es una carta manuscrita de Diana en la que muestra sus sospechas de que Carlos planeaba un asesinato contra ella -menciona explícitamente un fallo en los frenos del coche- para dejar vía libre a un nuevo matrimonio. Pese a esta misiva, que ha caído como una bomba en el Reino Unido, el mayordomo se inclina por pensar -"quiero creer", dijo- que la muerte de Diana fue producto de "un trágico accidente". El autor aseguró no saber lo que pasó en el puente del Alma, de París, algo que tendrá que esclarecer la justicia británica. De momento, la investigación en el Reino Unido está aplazada. Sobre las sospechas de Diana de que la espiaban, Burrell dijo que ella estaba muy angustiada, aunque él nunca encontró "ninguna evidencia" de que así fuera. Cuenta que un día entre los dos examinaron todo el salón del palacio de Kensington, donde residió sus últimos años y que no encontraron nada, incluso después de levantar tablas del suelo. El autor lamenta que la investigación se centrará estrictamente en el accidente y no en las circunstancias en las que se produjo, motivo por el cual ha escrito este libro, "para lavar la imagen de la princesa, después de que en seis años muchas personas que no la conocían hayan escrito muchas falsedades sobre ella". Y es que Burrell escribe no tanto en calidad de mayordomo, sino como "la sombra" que ha estado con ella durante 11 años, su hombre de confianza, y dice haber escrito cada página del libro "desde el amor" y con el convencimiento de que "ella lo habría aprobado". "Si hubiera dado la carta a la reina Isabel II, la hubieran destruido; igual que si lo hubiera hecho si se la doy a Carlos y Camila; William y Harry eran sólo unos niños... y afortunadamente no se la entregué a la policía, a la vista de las mentiras que dijeron durante mi proceso", asegura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de febrero de 2004