Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 2004

Bilbao anula el desfile de carnaval para evitar una apología terrorista

El desfile de las carrozas en el carnaval de Bilbao fue suspendido ayer después de que el concejal de Cultura, Jon Sánchez (PNV), acompañado por otros ediles del consistorio bilbaíno, tratara de negociar con las comparsas la retirada de una carroza (Txori Barrote) las alusiones reivindicativas de los presos de ETA. Una vez decidida la suspensión, los escoltas de los ediles populares y del concejal de Cultura tuvieron que proteger a los concejales del PP a la salida del recinto de la Feria de Muestras de Bilbao, cuando integrantes de las comparsas comenzaron a insultarles y lanzarles objetos.

La víspera se había llegado a un acuerdo ambiguo entre las comparsas y los partidos para evitar suspender el desfile en el que todas las partes se comprometían a hacer "un buen uso" del pasacalles. La polémica había surgido tras la denuncia del PP de que una comparsa iba a realizar apología del terrorismo. La comparsa había decidido aprovechar el desfile para hacer una denuncia del "Xacobeo vasco que viven los familiares de los presos" etarras para visitarles en las cárceles.

A las 18 horas, los representantes del consistorio bilbaíno se trasladaron a la Feria de Muestras, donde estaban las carrozas, para comprobar si había fotos de presos etarras. En la negociación, las comparsas propusieron a los representantes del ayuntamiento sacar exclusivamente una carroza tapada completamente y con el lema "censurado". No hubo acuerdo.

Cuando el concejal peneuvista se disponía a explicar a los medios las razones de la suspensión, comenzaron los gritos de "fuera, fuera". En medio de una situación cada vez más tensa, los presentes comenzaron a lanzar objetos a los ediles del PP, mientras los escoltas sacaban rápidamente a sus protegidos del recinto. "Trasladando reivindicaciones políticas al ámbito festivo nunca nos vamos a encontrar", señaló Sánchez. Carlos García, uno de los concejales populares, explicó: "Había 500 personas gritando Euskal presoak Euskal Herrira como auténticos salvajes". Las comparsas acusaron al equipo consistorial de haberse "plegado" a las presiones del PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de febrero de 2004