Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La mayoría

Dicen que ETA, los dos encapuchados, le darán al PP la mayoría, algo que por sí solo no puede Mariano Rajoy. Una democracia, una convocatoria electoral que admite el chantaje de los asesinos etarras es algo para tomarse muy en serio y más cuando del caso Carod se ha hecho batalla electoral por el PP. Aquí en Andalucía, sin muchos argumentos, con mucha propaganda, escasez de propuestas novedosas y débiles programas, la derecha pretende arrancar unos votos, con descalificaciones de mal gusto, en especial las que sigue dirigiendo doña Teófila al candidato socialista, Manuel Chaves. Pronto le llamará el "abuelo Porretas", al tiempo.

No parece que el miedo que ha introducido el PP andaluz en la campaña le vaya dar resultados por encima de los que ellos esperan. Virgencita, que me quede como estoy, dicen. Doña Teófila, al hilo del "manipulario" que emana de Génova (sede central del PP) es un loro de repetición, calcado tal cual de los Zaplana, los Arenas, del "Eurotrillo", o como diría el otro, el "ministrillo" y sobre todo, de ese gran líder nacional, Mariano, amante de los debates y de fajarse con los periodistas, capaz de modular la voz como si se le empastara la lengua para poner prosapia y engolamiento a lo que nos viene repitiendo una y mil veces. Doña Teófila se ha cogido a este clavo ardiendo y aunque se le achicharren las manos, no lo soltará.

Así las cosas, no extraña que haya peperos andaluces con el desánimo en los ojos, sin entender, por ejemplo, cómo doña Teófila convoca un pleno en Cádiz (siguen ardiendo los astilleros y Rato le echa la culpa a Chaves, de cuando era ministro de Trabajo) para reprobar al portavoz socialista, Rafael Román, como si fuera éste quien estuviera en el poder y no en la oposición. Claro que, después de haber escuchado a Arenas decir, y muy seriamente, que a Urdaci, el director de informativos de TVE condenado por manipulador, hay que hacerle un monumento y que es un periodista como la copa de un pino en comparación con lo que se encuentra en TV3 ((la catalana) y RTVA (la nuestra), habrá que ir pensando en ahuecar el ala o dejar la profesión. Si preguntan por Celia (Villalobos), la están peinando.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS