_
_
_
_

Morera critica el uso electoral que hace el PP del Plan Hidrológico

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El secretario general del Bloc Nacionalista Valencià y candidato al Congreso de los Diputados por Valencia, Enric Morera, criticó ayer la utilización "partidista y electoral que el PP hace del Plan Hidrológico Nacional", con el que "se condena a muerte al río Júcar al permitir las extracciones abusivas de agua para regar 100.000 hectáreas en Castilla-La Mancha". El Júcar, además, deberá ceder agua al Vinalopó a través de un polémico trasvase que contará con financiación europea.

Morera hizo estas declaraciones tras la celebración de la jornada celebrada bajo el título Preservar el agua, garantizar el futuro, celebrada en Valencia y que reunió a científicos y expertos en la gestión del agua, entre los que se encontraba el profesor de Análisis Económico de la Universidad de Zaragoza y Premio Goldmann 2003, Pedro Arrojo. En la jornada organizada por el Bloc se analizaron "las soluciones que desde la coalición Bloc-Esquerra Verda se propondrán a la sociedad valenciana para garantizar el agua en un futuro" y las "propuestas que se han llevado adelante para garantizar la utilización del agua".

Morera reclamó un "pacto social del agua" que incluya "no sólo a todos los agentes económicos y sociales valencianos, sino al conjunto de los territorios afectados por el Plan Hidrológico Nacional para buscar fórmulas de consenso que sean presentables ante la Unión Europea", que ya ha recibido peticiones de ayuda del Gobierno central para tramos del trasvase del Ebro. El secretario general del Bloc destacó que el pacto de 1997 entre el entonces presidente de la Generalitat Eduardo Zaplana y el presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, "ha sentenciado a muerte al río Júcar" al consagrar en el plan de cuenca del río unos repartos de agua que causan la sobreexplotación de los recursos. El dirigente nacionalista reclamó la "revisión del plan hidrológico de la cuenca del Júcar y la inversión en desaladoras, como una vía rápida y económica para obtener agua de calidad y más barata de la que podía ofrecer el PHN". Finalmente, Morera apuntó que, según los expertos, el agua de la desaladora se cifra en un "coste de 31 céntimos de euro, cuando la que podría llegar en el PHN no bajará de un euro por metro cúbico de agua".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_