Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Cortitos

Cuando todo el mundo pensaba que la campaña electoral andaluza estaría totalmente contaminada por los asuntos nacionales, apareció un tópico andaluz cien por cien. Ese tópico servido en bandeja por la candidata del PP, Teófila Martínez, no es otro que el de la subvención, la idea de la Andalucía necesitada de la subvención y no solo eso sino, acaso, vendida a ella. Fue la candidata popular la que sacó a pasear ese fantasma en un mitin esta semana, cuando aseguró que si ella gobierna se van a acabar las subvenciones y que con ella lo que habrá será cofinanciación. Más subvenciones con otro nombre, vino a decir Antonio Sanz al día siguiente cuando se le echaron encima todas las críticas. Los proyectos que necesiten estímulo económico, los sectores, empresas y programas que necesiten el apoyo económico de la administración andaluza, si gobierna Teófila, no van a dejar de tenerlo, tendrán más incluso, dijo Antonio Sanz recogiendo velas, que es algo que de vez en cuando tiene que hacer el Secretario general del PP tras algunas manifestaciones de Teófila Martínez. Acostumbra la presidenta del PP a hacer declaraciones en el filo de lo inconveniente que luego debe corregir, como ocurrió cuando afirmó también que no seguiría ni un minuto en el PP, si supera que su partido tenía algún pacto con ERC, y lo tenía, porque el PP gobierna en cinco municipios catalanes con ERC. Claro que según ella eso no importa porque en los pueblos se hacen pactos para poner farolas. Curiosa idea de lo que es un gobierno municipal tiene quien por lo demás es ella misma alcaldesa. Por supuesto que tenía que buscarse a sí misma una salida después de haber ido tan lejos en sus afirmaciones del día antes. En ambos casos, el de las subvenciones y el de los pactos con ERC, Según Martinez, no supimos entender, no interpretamos bien lo que ella dijo, aunque ahí están las grabaciones para recordar sus palabras. Claro que si Zaplana dice que Aznar nunca nos miro a los ojos desde la tele diciéndonos que Sadam Husein tenía armas de destrucción masiva y que no nos dijo aquello tan solemne de: créanme, les estoy diciendo la verdad, entonces Teófila tiene razón y lo que nos pasa es que estamos cortitos de oído. O no, que diría Rajoy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de febrero de 2004