Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno regional, dispuesto a "reconducir" su proyecto policial

El Gobierno regional admite que deberá "reconducir" su proyecto policial

El delegado del Gobierno, Francisco Javier Ansuátegui, y el presidente de la Federación de Municipios de Madrid, Luis Partida, del PP, reiteraron ayer que la seguridad ciudadana está en manos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y destacaron la importancia de dotar a la policía local de "más medios, más recursos y más coordinación". Pese a eso, fuentes del Gobierno regional aseguran que el proyecto de las brigadas Bescam prometido por la presidenta Esperanza Aguirre "no está muerto", aunque admiten que deberá ser "reconducido".

Ansuátegui y Partida, que se reunieron ayer, no hablaron de las Brigadas Especiales de Seguridad Ciudadana de la Comunidad (Bescam), según aseguró el primero. Éste, sin embargo, reiteró que las competencias en materia de seguridad ciudadana las tiene la Administración central a través del Ministerio del Interior.

El delegado del Gobierno aseguró que está en permanente contacto con la presidenta del Ejecutivo regional, Esperanza Aguirre, así como con el consejero de Justicia e Interior, Alfredo Prada, "para trabajar en orden a buscar la mejor utilización de los posibles medios con el fin de potenciar los instrumentos de seguridad".

Ansuátegui, que el pasado viernes no asistió a la cumbre de seguridad convocada por Aguirre, dejó la puerta abierta a que la colaboración del Ejecutivo regional se puede producir partiendo de la base de que "la seguridad de los madrileños sigue recayendo, como no podía ser de otra forma, en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, como ha quedado perfectamente claro en las declaraciones del ministro del Interior y como está previsto en el marco legal vigente".

El delegado del Gobierno considera que lo ocurrido en la cumbre de seguridad del viernes no ha supuesto ningún "varapalo" para Esperanza Aguirre. Según Ansuátegui, ésta "en ningún momento ha retirado el proyecto tal y como estaba planteado". "Vamos a seguir trabajando en equipo buscando soluciones para ver cómo se utilizan los medios que la Administración autonómica está dispuesta a poner para potenciar la seguridad", agregó.

El presidente de la Federación de Municipios de Madrid, Luis Partida, reiteró la necesidad de que el Gobierno regional hubiera consultado con los alcaldes, que son los mandos naturales de la policía local, antes de haberse lanzado a poner en marcha las brigadas Bescam. "Ese nuevo proyecto que hay que poner en marcha no puede ser más que utilizar los medios que nos da la Comunidad de Madrid en favor de las policías locales, creando más plazas, dotándoles de más medios y, sobre todo, en la coordinación", agregó Partida tratando de hallar un punto de encuentro entre las tesis defendidas por Interior y las que mantiene el Ejecutivo autonómico.

Según el recién elegido presidente de la FMM, "nadie puede eludir su responsabilidad en materia de seguridad, porque es el tema que más preocupa a los ciudadanos". "Nosotros lo único que podemos hacer es colaborar con esos Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado potenciando las policías locales y dotándoles de más medios, más recursos y creando más plazas, que es lo importante", añadió Partida. Éste aseguró que "la seguridad nunca puede estar muerta, se llame Bescam o se llame otra cosa".

Fuentes del Gobierno regional admitieron ayer que las fuertes discrepancias que ha suscitado el proyecto policial de Esperanza Aguirre ha obligado a "reconducir" el plan. "Ya veremos cómo cumplimos los compromisos y a qué velocidades, pero la intención del Gobierno es que al final de la presente legislatura haya 5.500 policías más en las calles de Madrid", señaló un alto cargo del equipo de Aguirre. Esta cifra comprende los 3.000 policías nacionales que la Comunidad solicita al Ministerio del Interior y los 2.500 policías municipales que estarían adscritos a las Bescam en los 25 municipios de la región con mayor población. La financiación, los salarios y las labores a desarrollar por estos últimos son los aspectos que han originado mayor controversia.

Por otra parte, el delegado del Gobierno en Madrid se reunió ayer tarde con el rector de la Universidad Complutense, Carlos Berzosa, para abordar medidas encaminadas a terminar con los ataques de grupos neonazis registrados en esta zona de la capital durante los últimos meses. Ansuátegui se comprometió a reforzar la vigilancia policial en el entorno de la Complutense, pero negó que se vaya a crear un cuerpo especial de seguridad para el campus.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de enero de 2004