_
_
_
_

Una exposición recupera las primeras pinturas realizadas con ordenador por Barbadillo

La muestra, que puede verse en Sevilla, reúne obras a partir de los sesenta de ocho artistas

Margot Molina

El sevillano Manuel Barbadillo (1929-2003) fue el primer artista español que utilizó el ordenador en su obra. En 1968 reunió a un grupo de artistas en el Centro de Cálculo de la Universidad de Madrid. El resultado de esos primeros contactos del arte con inmensas computadoras que funcionaban con tarjetas perforadas puede verse en la muestra El número y la mirada, que se inauguró ayer en Sevilla. La exposición reúne unas 50 obras de Barbadillo y otros siete artistas, entre ellos los andaluces Gerardo Delgado, Tomás García Asensio y Manuel Quejido.

Lo que un grupo de jóvenes, que se reunió en 1968 en un curso en el recién inaugurado Centro de Cálculo de la Universidad de Madrid, llamó "formas computables" constituyen los antecedentes del arte que se produce actualmente con el ordenador. Además de los andaluces, la muestra presenta obras de Soledad Sevilla, José Luis Alexanco, Elena Asins y José María Yturralde.

"Viendo estas obras tengo la sensación de que mi percepción del tiempo no es la oficial. Aunque han pasado casi 40 años todo es perfectamente actual", comentó ayer el onubense Tomás García Asensio. El artista presenta en El número y la mirada dos círculos de impactantes colores (1969-1970). La exposición, organizada por la Obra Social Caja San Fernando, podrá verse hasta el 15 de febrero en las dos salas de la sede de la caja en la plaza de San Francisco.

Roseta, un enorme políptico fechado en 1967, es una de las obras que ha salido por primera vez del estudio de Barbadillo para esta muestra comisariada por José Soto y Juan Bosco. "También se han incluido por primera vez seis cartulinas y un lienzo que son anteriores a su paso por el Centro de Cálculo", comenta Juan Bosco.

La veintena de piezas que se muestran de Barbadillo, quien desarrolló casi toda su carrera en Málaga, están fechadas entre 1963 y 2000. Del sevillano Gerardo Delgado puede verse la obra Estructura modular curva (1970), una pieza que se ha reproducido para que el público pueda crear su propia obra intercambiando los distintos planos de colores. Manuel Quejido, también sevillano, presenta su acrílico Secuencia (1971), una obra de cartulina plegada de diez metros de larga.

"Mi obra ha ido alimentándose de los planteamientos de aquella época; aunque ahora no sea aparente, ahí está el sustrato", señaló ayer Quejido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Margot Molina
Ha desarrollado su carrera en El PAÍS, la mayor parte en la redacción de Andalucía a la que llegó en 1988. Especializada en Cultura, se ha ocupado también de Educación, Sociedad, Viajes y Gastronomía. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado, entre otras, la guía de viajes 'Sevilla de cerca' de Lonely Planet.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_