Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSEFINA MOLINA | Realizadora de televisión

"Ahora evito TVE-1 cuidadosamente"

Hace 35 años que Josefina Molina obtuvo el título de directora y realizadora en la Escuela Oficial de Cinematografía. Era la primera mujer que lo conseguía. Desde entonces, esta cordobesa de 68 años ha trabajado en televisión, cine, teatro y ha escrito varios libros. Entre sus obras destacan la mítica serie Teresa de Jesús, las películas Función de noche o Esquilache y la adaptación de Cinco horas con Mario. El Consejo de la Academia de Televisión le ha otorgado el Premio Toda Una Vida 2003 en reconocimiento a su trayectoria en el medio televisivo "al que ha sabido dignificar aportando calidad y creatividad en todos sus trabajos con sencillez, rigor y sensibilidad".

Pregunta. ¿Qué sintió cuando le dieron el premio?

Respuesta. Mucha satisfacción, aunque para mí el mejor premio siempre ha sido el propio trabajo. Me he dado cuenta de que supone cerrar una etapa, como todo premio a una carrera profesional.

P. ¿De verdad?

R. Por mi edad no puede ser de otra manera.

P. ¿Está pensando en retirarse?

R. Nunca dejaré de hacer cosas. Ahora llevo ocho meses trabajando en un libro mitad historia, mitad ficción sobre un grupo de mujeres que vivieron la época de la República y murieron en el exilio. Es laborioso y me queda para rato.

P. Fue la primera mujer que se licenció y ahora es la primera que recibe este galardón. ¿Cansa mucho eso de ser una pionera?

R. (Risas). Siempre me llaman pionera, pero las verdaderas pioneras fueron aquellas mujeres que hicieron películas en los años treinta: Helena Cortesinas o Rosario Pi. Lo que sí he sido es la primera en obtener el título académico, que para mí era muy importante. Las dificultades han sido muchas, aunque afortunadamente tenía el precedente de Ana Mariscal. Digamos que las mujeres no teníamos la confianza de la industria.

P. Usted ha trabajado mucho en la televisión pública. ¿Qué opinión le merece actualmente?

R. Es urgentísimo regenerar la televisión, porque atenta contra la salud mental de los españoles. Creo que sólo se puede corregir este déficit ético, estético y cultural desde una televisión de Estado y no gubernamental. Una cadena pública no puede convertirse en el medio publicitario del Gobierno, una máquina de ganar dinero o batir récords de audiencia. Tampoco las cadenas privadas, porque se trata de un servicio público, pero eso ya es más difícil.

P. ¿Qué le molesta más?

R. La crueldad, la chabacanería, la falta de respeto, los atentados contra el idioma. Necesitamos una televisión de Estado, referente de los valores de la Constitución -igualdad, respeto, tolerancia-, y no estos programas estupidizantes que atentan contra la dignidad y manipulan la verdad. La televisión es tóxica para niños, adolescentes y adultos y creo que la sociedad lo pagará caro.

P. ¿Usted ve la televisión?

R. Lo intento, pero es muy difícil. Siempre me encuentro con lo mismo: cotilleo, programas del corazón, sucesos... Los informativos son miméticos: mismo enfoque, mismas imágenes sin ningún respeto hacia las víctimas...

P. ¿Qué programas le interesan?

R. Los informativos de Tele 5 o Canal + y algunos programas de La 2 como Ésta es mi tierra. Muy pocos. También veo películas, pero nunca las termino porque cansa tanta publicidad. Siempre he trabajado en la televisión pública, pero ahora evito TVE-1 cuidadosamente. La televisión en España es una asignatura pendiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de enero de 2004