Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA PRECAMPAÑA ELECTORAL

Siete mandamientos para huir de las aventuras

Las ideas de Miguel Sebastián para el programa económico socialista descansan en "siete mandamientos" garantes de que en materia económica no haya aventuras si gobierna el PSOE. El primero se basa en la estabilidad presupuestaria, que calificó de progresista y que hay que aplicar "sin dogmatismos".

En segundo lugar, defiendeque el gasto público no sobrepase el 40% del producto interior bruto (PIB) y, en tercero, que se destine a mejorar la eficiencia.

El cuarto mandamiento trata de evaluar los incentivos de las políticas de manera que se evieten resultados no deseados.

Para dinamizar la economía, quinto principio, los principales objetivos son incluir a los excluidos -entrada de mujeres en el mercado laboral y freno de las prejubilaciones- y encauzar el gasto público a generar crecimiento, con inversión en infraestructuras, educación, investigación, sanidad y justicia. El siguiente planteamiento es promover la libertad económica (menos burocracia, menos intervencionismo, mayor competencia y transparencia) y, por último, huir del debate entre eficiencia y equidad. El PSOE intentará demostrar que ambos conceptos no están reñidos; es decir, que políticas sociales como la educación, el fomento del alquiler de viviendas y la incorporación de la mujer al trabajo pueden revertir en el bienestar.

Burbuja inmobiliaria

Sebastián empleó la ironía para rebatir el voto al PP. Según él, un ciudadano de la calle podría alegar: "No me caen simpáticos, pero en política económica me dan tranquilidad", a lo que Sebastián replicó: "Pues a mí, ninguna". Y esgrimió la burbuja inmobiliaria y el alto endeudamiento de las familias como principal ejemplo de la falta de estabilidad. La inmigración "desordenada", la precariedad laboral de los jóvenes y la pérdida de competitividad de las empresas amplían los factores de riesgo.

Otra idea que quiso desarmar es la de que sólo el PP garantiza la estabilidad al prometer: "En materia económica no queremos aventuras y no las habrá". El PSOE cuenta con una experiencia de 13 años de Gobierno y ha aprendido de sus errores, dijo. Es también infundado pensar que el Ejecutivo ha bajado los impuestos. "Pues será a ti", ironizó, aludiendo al aumento de la presión fiscal.

La última razón es la de estar a favor de la libertad económica. "Yo también, pero de verdad". Las injerencias en decisiones empresariales, en las privatizaciones y en el papel de los reguladores muestran que esa aseveración carece de base. La ausencia en el acto de ayer de algunos colaboradores del programa electoral socialista, que no se atreven a dar la cara por miedo a represalias, según Sebastián, revela la falta de libertad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de enero de 2004