Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | Ida de los octavos de final de la Copa del Rey

El ex madridista Rivera sale del túnel en el Levante

Alberto Rivera (Puertollano, Ciudad Real, 25 años) es de esos jugadores que necesita "coger mucho balón" para ser feliz. Formado en el Madrid, donde estuvo diez años, Rivera ha encontrado en el Levante, que hoy recibe al Barcelona en la ida de los octavos de final de la Copa, la estabilidad que hasta ahora le ha faltado. Desvinculado ya del Madrid, que lo cedió al Numancia (1999-2000), al Olympique (de enero a junio de 2002) y al Levante (2002-2003), el centrocampista es uno de los pilares del líder de Segunda, entrenado por Manolo Preciado, quien ha impuesto un sistema de rotaciones en el equipo que le está dando un excelente resultado. "Eso demuestra", dice Rivera, "que contamos con una gran plantilla. Todos tenemos claro que tan pronto podemos ser titulares como suplentes. El mérito de que estemos contentos lo tiene el entrenador, que nos trata a todos igual". "Yo", afirma Preciado, "lo único que hago es darles cariño y de vez en cuando un par de hostias".

De Rivera cuenta maravillas Andoni Goicoetxea, que le entrenó en la selección sub 18 y en el Numancia: "Técnicamente es extraordinario, pero además es un buen recuperador. Nunca pone pegas e incluso cuando no juega saca alguna conclusión positiva". "Para mí", confiesa Preciado, "Rivera ha sido una sorpresa. Es una maravilla en todos los aspectos".

Antes de marcharse cedido al Olympique, el ahora levantinista coincidió en el primer equipo del Madrid con Zidane, quien piropeó a su entontes compañero cuando éste aceptó la aventura francesa: "Es el tipo de jugador que sabe moverse en el campo; es muy creativo. Tiene una técnica exquisita". Ante la imposibilidad de hacerse un hueco entre los titulares del Madrid, Rivera se marchó cedido al Levante, que compró sus derechos hace unos meses. Con Carlos Cantarero, el pasado curso, jugó 35 partidos. Ahora también es un fijo con Preciado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de enero de 2004