Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una serie de ficción de ETB cumple 10 años

La serie más longeva de España no habla castellano, sino euskera, y se emite diariamente desde hace diez años en la primera cadena de Euskal Telebista, en horario estelar (21.45). Mañana, el canal autonómico emitirá una gala para conmemorar la efeméride. En este tiempo, Goenkale ha resistido el embate del aluvión de series de las cadenas generalistas. Todo un éxito para la vida cotidiana de un pueblo imaginario, Arralde.

En 1994 se estrenó el primer capítulo de una serie que entonces "tenía formato de culebrón", según recuerda su director actual, Alex Ezkurdia, un guipuzcoano de 39 años. Desde entonces, "excepto en el nombre, todo ha cambiado radicalmente", afirma Ezkurdia. Los actores han ido renovándose y los directores también. "Es otra serie. Los episodios eran de 20 minutos, ahora son de 30 o de 40, y se rueda mucho más en exteriores". También es distinto el modo de dirigir y el trabajo de los actores. "Al principio estaban más envarados, no había costumbre de rodar ficción", añade. Hace 10 años, desde luego, no existía ficción en euskera, y en castellano eran los tiempos de Farmacia de guardia, de Antonio Mercero (Antena 3).

"Jamás pensamos que llegaríamos a permanecer diez años, ni que se grabaría el capítulo mil ochocientos setenta y pico", reconoce Ezkurdia. Antes que él, que ya lleva seis años al frente, dirigieron Goenkale Joseba Gardeazabal e Iñaki Eizmendi, productor ejecutivo de la serie. Eizmendi resalta que 2003 fue "buenísimo" en cuanto a índices de audiencia. Una media de 100.000 personas siguen la serie cada día, una cifra potente teniendo el cuenta "el número de vascoparlantes". "Además, la gente que está aprendiendo euskera nos ve mucho". afirma.

Los argumentos giran en torno a temas de actualidad, como el sida, las vacas locas, las parejas homosexuales. "También han tenido mucho éxito las tramas policiales", apunta Eizmendi y afirma que abordan "todo tipo de asuntos menos uno". "El lugar donde se desarrolla la serie es un pueblo, digamos, idílico. Por ejemplo, aparece la Ertzaintza, pero dentro de un ámbito de normalidad". No hay un acuerdo formal para no plantear el tema político o terrorista, eso "se da por sobrentendido". Para Eizmendi, "la gente está asqueada, y ve la serie para evadirse".

El realizador reconoce que el trabajo es bastante duro, ya que graban un capítulo diario, pero cree que la producción aún puede dar de sí, aunque no se atreve a aventurar si otros diez años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de enero de 2004