Reportaje:

El hotel más antiguo de San Lorenzo se apaga

El histórico Miranda & Suizo cierra tras un siglo de vida y deja a 32 empleados en la calle

Unas maceteras ajadas por la lluvia y el paso del tiempo y un cartel en la recepción que aún anuncia la pasada cena de Nochebuena son algunos de los pocos recuerdos que quedaban ayer en pie del histórico hotel Miranda & Suizo, un establecimiento fundado a finales del siglo XIX, el más antiguo de San Lorenzo de El Escorial, y que el pasado día 24 cerró sus puertas dejando a 32 trabajadores en la calle y a decenas de clientes sin reserva. El hotel Miranda & Suizo, en la calle de Floridablanda, presentaba ayer un aspecto fantasmagórico, con los balcones cerrados y remolinos de hojas volando alrededor de la alfombrilla de entrada.

Tan sólo las luces navideñas alegraban el establecimiento, conocido por su chocolate con picatostes y por haber sido escenario de reuniones de famosos e intelectuales.

El local es famoso por su chocolate con picatostes y porque el músico Isaac Albéniz tocó allí siendo niño

El establecimiento fue levantado hace más de 100 años por el suizo Eloy Veuthey. Una placa en la puerta del hotel recuerda que el compositor Isaac Albéniz "siendo un niño prodigio deleitaba con su música en este emblemático hotel".

Ya no hay ni un alma en el Miranda & Suizo. Las disputas entre la empresa propietaria del inmueble, Rivera Campano, y la arrendataria del mismo, Reshotel (del Grupo Lezama) han llevado a que las llaves del histórico hotel estén en estos momentos depositadas en el juzgado. Rivera Campano acusa al Grupo Lezama de no haber sabido gestionar el hotel, de deber 220.000 euros a la Seguridad Social y de no cumplir el contrato que firmaron en mayo del 2000 y por el que, en el caso de querer abandonar el negocio, tenían que haber avisado con seis meses de antelación. El Grupo Lezama (propiedad del sacerdote Luis Lezama), en cambio, echa la culpa a la empresa propietaria porque, según ellos, el inmueble no tiene licencia de apertura e incumple otra serie de normas.

"Hemos rescindido el contrato con la propietaria porque, entre otras cosas, no tienen licencia de apertura y porque el depósito de fuel presenta irregularidades y no lo han querido arreglar. Hemos estado mandado faxes a Rivera Campano y sólo hemos obtenido la callada por respuesta. Nos dimos cuenta de que no tienen licencia porque el año pasado fuimos a pedir al Ayuntamiento permiso para poner la terraza y nos dijeron que no podíamos", denunciaron ayer fuentes del Grupo Lezama.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Desde Rivera Campano niegan todas las acusaciones y denuncian que el Grupo Lezama ha colocado a "gente sin experiencia en puestos de mucha responsabilidad, como la dirección". "La gestión que han hecho ha sido un desastre. Con tan sólo 54 habitaciones no han sido capaces de tenerlo ocupado más del 50%", señaló ayer un portavoz de la empresa propietaria del inmueble.

Entre unos y otros, la casa sin barrer: 32 trabajadores se han quedado en la calle. Julia Ureña, la antigua comercial, Margarita Meco y María Esther García, limpiadoras, y José Andrés Ligero, recepcionista del hotel, se han ido al paro en vísperas de la Nochevieja. Todos aseguran que Reshotel les debe atrasos, aunque echan la culpa de que estén sin trabajo a las disputas que han mantenido las dos partes. "Ni la propiedad ni el Grupo Lezama se hacen cargo del hotel. Que arreglen ellos la situación y que nos devuelvan nuestro puesto de trabajo", aseguraron estos empleados.

Anochece en San Lorenzo de El Escorial y el aguanieve que cae mezclado con el viento hace que apenas haya vecinos por la calle. Todas las cafeterías tienen los cristales empañados y están abarrotadas de gente que toma chocolate con picatostes. El cierre del histórico local ha sido muy comentado en el pueblo porque la mayoría de los trabajadores son gente que reside "de toda la vida" en el municipio. "Me han dicho que hay clientes que no han sido localizados... como se presenten en Nochevieja y vean el hotel cerrado ya verás que gracia les hace", comentó el responsable de un comercio cercano. Otro vecino, muy conocedor del negocio, no se explicaba cómo el hotel, "un caramelo por su situación y su historia" podría haber cerrado.

Muchos clientes se acercaron ayer a media tarde al Miranda & Suizo y pegaron la cara con las manos al cristal para ver si dentro había vida. Resignados, se distribuyeron en otros establecimientos a la espera de que alguien vuelva a abrir las puertas del emblemático local.

Un sacerdote restaurador

El Grupo Lezama, propietario a través de Reshotel del Miranda & Suizo, posee varios hoteles, restaurantes y bares que se distribuyen por España y que también llegan hasta Estados Unidos. El propietario del grupo es el sacerdote alavés Luis Lezama. La página web del grupo (www.grupolezama.com) explica que el sacerdote "destinado a Vallecas, en 1965 convivió entre jóvenes marginales". "Suya es la filosofía de no dar peces, sino enseñar a pescar", continúa el texto de la web.

El sacerdote Lezama, que también ha ejercido como periodista, empezó a coquetear con la cocina a mediados de los años setenta. Lezama creó en 1.974 el restaurante La Taberna del Alabardero, situada frente al Teatro Real de Madrid. Suyo es también el emblemático Café de Oriente, el Caserío Iruaritz en Lezama (Álava) y el Café Iruaritz en San Sebastián. "Si el sacerdote tiene un grupo con tantas empresas ya podría recolocar a los 32 empleados de San Lorenzo que se han quedado en la calle", propusieron ayer varios vecinos e incluso la empresa propietaria del inmueble.

El símbolo de este gran grupo dedicado a la hostelería es la marca de un hierro rojo, un recuerdo traído por el sacerdote Lezama desde Granada, donde ejercía como capellán de jóvenes universitarios.

El Grupo Lezama también tiene varias escuelas de hostelería por España. La Comunidad de Madrid ha adjudicado recientemente a esta compañía la explotación de la futura escuela de hostelería y un hotel en el antiguo hospital del Santo Angel de la Guarda (Navacerrada), cuya reforma se está realizando. El futuro de este establecimiento es, de momento, incierto.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS