Las empresas españolas sufren los efectos de la crisis

Más de 3.000 empresas españolas operan en el mercado portugués. Algunas de ellas deciden entrar en el mercado luso sin siquiera tener estrategia de internacionalización, como es el caso de El Corte Inglés, que lleva dos años en Lisboa. El corto periodo de tiempo en el mercado no permite analizar el impacto de la crisis, pero una portavoz de El Corte Inglés en Lisboa asegura que el último año "las ventas crecieron según las expectativas".

El resto de las empresas españolas contactadas admite que la recesión les ha afectado de alguna forma. Pero todas destacan que los malos resultados en un área de negocio determinada fue compensada por otras actividades u otros mercados.

La banca es uno de los sectores con más presencia en Portugal. Los grupos financieros nacionales controlan un 15% del mercado luso. Sólo el Santander, que posee cuatro bancos integrados en el Grupo Totta, controla un 12% de la banca portuguesa.

En los primeros nueve meses, el Totta incrementó sus resultados en un 10%, pero su margen financiero cayó un 3,2%. El Grupo Totta no quiso comentar los efectos de la crisis en su actividad, por "no considerar oportuno hacer balances en un momento en que no se presentan resultados", según una portavoz. Pero, cuando el banco presentó los resultados del primer semestre, su presidente, António Horta Osório, asumió que la crisis ha afectado a la actividad del banco, aunque destacó que, "pese al contexto económico difícil, el Grupo Totta consiguió crecer". En 2001, el crédito a clientes creció un 17%, pero en el último año lo hizo en menor medida, un 4,5%.

El BBVA Portugal, que controla el 1% del mercado, afirma que la recesión "ha afectado la actividad del banco, pero no de forma significativa. Donde más se ha sentido es en la captación de depósitos a plazo y en la concesión de créditos al consumo".

Las constructoras también tienen una importante presencia en Portugal: según las asociaciones del sector, controlan el 25% del mercado. La construcción es uno de los sectores que más están sufriendo la crisis. Según el Instituto Nacional de Estadística, cayó un 9,1% en los primeros nueve meses de 2003.

Ferrovial destaca que está en el mercado portugués "desde hace 12 años" y que ha diversificado sus actividades "con el objetivo de compensar ciclos". El grupo explica que, por ejemplo, la marcha de los proyectos de autopistas de peaje está garantizada por contratos cerrados con la Administración a largo plazo.

En el sector del comercio, el departamento de comunicación de Inditex, que tiene 198 tiendas en Portugal, afirma que el grupo está sufriendo una disminución en el volumen de ventas en toda Europa, resultado de la coyuntura económica y de la ola de calor del verano. Portugal no es excepción. Pero el grupo destaca que aplica al mercado portugués la misma estrategia que al español. De hecho, Inditex inauguró nuevas tiendas en Portugal en 2003 y lanzó la marca Zara Home.

Mango, con 50 tiendas en el país vecino que representan el 6% de su facturación, bajó los precios en Portugal en febrero pasado "en vista de la crisis y del bajo nivel de ventas", según su departamento de comunicación. El grupo asegura que las ventas volvieron a crecer en octubre.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS