Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gabilondo, Setién y Celaya, medallas de oro de Guipúzcoa

Iñaki Gabilondo recibió ayer la Medalla de Oro de Guipúzcoa, la máxima distinción que otorga la Diputación de Guipúzcoa, en un acto solemne y emotivo que se celebró en el Palacio Foral, en el que también fueron condecorados el obispo emérito de San Sebastián, José María Setién, y el empresario y mecenas Juan Celaya. El periodista donostiarra que dirige el programa más escuchado de la radio española, Hoy por hoy, de la cadena SER, se mostró muy emocionado al recibir esta distinción de guipuzcoano ilustre. Se la dedicó a sus padres, ya desaparecidos, que le transmitieron desde joven -precisamente a escasos metros del Palacio de la Diputación, donde él vivió y creció junto a sus otros ocho hermanos- las primeras lecciones de ética y los valores como el trabajo, la decencia y el respeto a los demás. Desde uno de los escenarios más marcados por el terrorismo de ETA como es San Sebastián, Gabilondo recordó a "quienes han recibido la mordedura del hierro candente", antes de aludir a la paz, de la que recordó su significado como "compromiso". Añadió que ésta sólo se logrará con la "búsqueda de puntos de encuentro" que se pueden alcanzar si hay voluntad. El periodista donostiarra finalizó afirmando que desconoce "si llegará el día en que haya que formular unas cuantas preguntas a nuestro pueblo; pero, por el momento, ya sabemos que responden a dos principios: que no queremos más violencia y que hay que hacer el esfuerzo conjunto para encontrarse". Entre los asistentes se encontraban el obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte; el presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa; la consejera de Cultura, Miren Azkarate; el secretario general de los socialistas de Guipúzcoa, Manuel Huertas, o el coordinador de Elkarri, Jonan Fernández. No estuvo presente ningún representante del PP para expresar la disconformidad de este grupo con el galardón otorgado a Setién.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de diciembre de 2003