Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE analizará si el plan francés de infraestructuras vulnera los acuerdos previos

Loyola de Palacio, comisaria de Transportes y Energía de la UE, se mostró ayer "sorprendida" y "preocupada" por el plan de infraestructuras hasta 2012 anunciado la víspera por el Gobierno francés, que deja a España aislada tras los Pirineos, en contra del compromiso suscrito por París en Bruselas el pasado día 5. "Y no sólo a España, porque

[sin la conexión Hendaya-Burdeos] se aísla también a Portugal, al cortar la red transeuropea de alta velocidad", señaló De Palacio. Los servicios técnicos de la Comisión Europea van a estudiar el Plan de Infraestructuras aprobado por Francia para determinar si incumple el compromiso de Francia con la UE.

La comisaria, gran promotora de las inversiones en infraestructuras de la Iniciativa Europea para el Crecimiento, ha pedido a sus servicios que analicen la cuestión. Está interesada por conocer el calendario de los distintos proyectos. "Vamos a hablar con el Gobierno francés para trasladarle el hecho de que tiene un compromiso formal para la conexión Hendaya-Dax y manifestarle nuestra preocupación", dice.

Bruselas quería que ese tramo hubiese empezado antes, pero París no lo ha considerado prioritario y ahora a la Comisión sólo le queda confiar en una mejora de la línea Hendaya-Dax-Burdeos, hasta que, de cumplirse el calendario comprometido, se convierta en auténtica alta velocidad en 2020. "Vamos a hablar con detenimiento con las autoridades francesas para recordarles que tienen un compromiso que, supongo, no abandonarán. El Hendaya-Burdeos permitiría cerrar la red Ibérica porque

[con el plan anunciado] se aísla también a Portugal".

Tapón de Burdeos

En el lado español van a seguir las obras para concluir la línea Madrid-Vitoria-Irún-Hendaya en 2010, con financiación comunitaria en la Y vasca. "El gran problema para llegar a París es el tapón de Burdeos", señala la comisaria, que califica de "importantísimo" que se desdoble la carretera de las Landas, ahora una vía saturada con transporte pesado. Se felicita De Palacio por la inclusión en el plan francés del tramo Figueras-Perpiñán, que ella quisiera ver prolongado hasta Montpellier, aunque por ahora no lo está. Tal cierre permitiría conectar Barcelona con París en cuatro horas y media.

Por otra parte, ayer el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Joschka Fischer, dijo que las futuras orientaciones presupuestarias de la Unión Europea deberían dar preferencia a los "primeros kilómetros de autopista" de los países que se incorporarán en la primavera de 2004, frente a los "últimos kilómetros de los países del sur de Europa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de diciembre de 2003