FÚTBOL | Concluye la primera fase de la Liga de Campeones

El Depor recurre al optimismo para camuflar otra final

Con el cálculo de probabilidades a favor y sin el estrépito de las grandes citas, el Deportivo disputa hoy en Eindhoven su partido más crucial de los últimos cinco meses. Tiene el valor de una final, ya que el equipo gallego pone en juego su supervivencia en la Champions. Pero se ha camuflado bajo el manto del optimismo por la situación ventajosa en la que acude, ya que podría clasificarse perdiendo. Ni siquiera Guus Hiddink, el entrenador del conjunto holandés, parece convencido de las posibilidades de los suyos: "Seamos realistas, todos consideramos favorito al Depor".

También Javier Irureta, el técnico deportivista, parece tranquilo pese a la baja de Mauro Silva, con problemas musculares. Dice que no se conforma con la clasificación, sino que quiere ser el primero del grupo para encarar mejor los octavos de final. Para ello se debe vencer y confiar en el tropiezo del Mónaco ante el AEK. "Ésta no es la primera final", desmiente Irureta; "ya tuvimos otra contra el Rosenborg en la fase previa. Todo son finales".

Más información

Los mensajes optimistas y los intentos de rebajar la tensión del choque están destinados a combatir el cierto desánimo que ha cundido entre la afición deportivista por el mal momento del equipo. Un vago aire de crisis persigue al Depor desde hace algunas semanas, aunque la plantilla quiera relativizarlo. "No hay que ponerse drásticos. Con más o menos brillantez, nos mantenemos arriba", matiza Víctor, descartado por molestias musculares.

El Deportivo podría asomarse al precipicio si el PSV le marcase un gol pronto y se lanzara al asedio en la gélida noche holandesa con el apoyo de los 30.000 seguidores que llenarán el estadio Philips. Pero también es verdad que el Depor dejaría la misión medio resuelta en caso de marcar un gol, la gran aspiración de Irureta. Para seguir adelante, el PSV necesita ganar por un 2-0 o por al menos tres tantos de diferencia si su adversario consigue marcar. Hay incluso la remota posibilidad de una carambola que clasificaría al Depor, ocurra lo que ocurra en Eindhoven, si el Mónaco, que ya se ha asegurado su plaza para la siguiente ronda, sucumbe en Atenas.

Aunque conoce a fondo el fútbol español y no se le ha pasado por alto el mal momento del Deportivo, Hiddink no dio ayer la impresión de mantener grandes esperanzas. "El Depor tiene demasiada experiencia como para caer tan cerca de la meta", confesó el ex técnico de Madrid, el Valencia y el Betis; "para eliminarle, deberíamos tener una noche excepcional".

PSV Eindhoven: Waterreus; Bogelund, Hofland, Bouma, Lee; Van der Schaaf, Ooijer; Sung, De Jong, Robben; y Kezman.

Deportivo: Molina; Héctor, Andrade, Naybet, Capdevila; Sergio, Duscher; Scaloni, Valerón, Fran; y Luque.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de diciembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50