Reportaje:

Torres más altas cayeron

Canary Wharf, tras seis meses de batalla por su control, acepta la oferta de Morgan Stanley

Canary Wharf Group Plc., constructora de la torre de oficinas más alta de Londres, ha aceptado esta semana una oferta de adquisición por 1.600 millones de libras (2.700 millones de dólares) de un grupo encabezado por Morgan Stanley, al cabo de una batalla de seis meses por el dominio de la firma dirigida por Paul Reichmann.

Morgan Stanley y sus socios, entre ellos el inversionista estadounidense Simon Glick, aumentaron su oferta 10 peniques por acción hasta los 265 después que les rechazaron la anterior, según un comunicado de Canary Wharf. Las acciones de Canary Wharf cerraron el viernes, tras el acuerdo, a 248,75 peniques.

Brascan Corp., de Toronto, y el propio Paul Reichmann, de 73 años, también han intentado comprar la compañía.

El banco de inversión, que gestiona un enorme patrimonio inmobiliario a través de fondos, pagará 2.700 millones de dólares por el edificio londinense

Morgan Stanley, la segunda de las mayores firmas de valores del mundo e inquilina de Canary Wharf, ha hecho una apuesta firme por la recuperación del sector financiero de Londres, que ha perdido 30.000 empleos en los tres últimos años.

Más del 10% de las oficinas de Canary Wharf, que se alza junto al río Támesis, en el distrito oriental de Londres, se hallan vacías porque clientes como Citigroup Inc., y hasta el mismo Morgan Stanley, redujeron sus plantillas al desplomarse la demanda de servicios de banca de inversión.

Además de sus actividades de banca de inversión, Morgan Stanley gestiona inmuebles valorados en 27.000 millones de dólares mediante sus fondos inmobiliarios. Los fondos acostumbran colaborar con socios como Catellus Development Corp., de Estados Unidos, y Pirelli & C. Real Estate SpA, de Italia. Morgan Stanley es uno de los inquilinos de Canary Wharf y ex asesor financiero de la promotora inmobiliaria.

La última oferta de Morgan Stanley, que consta de 220 peniques por acción en efectivo y 45 peniques por acción en acciones de una nueva compañía que dominará Canary Wharf, quizá halle competencia.

Reichmann, que tiene una participación del 7,7%, dijo el 12 de noviembre que estaba renunciando a la presidencia de Canary Wharf para buscar un oferta mejor por la compañía que las recibidas hasta entonces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de diciembre de 2003.

Lo más visto en...

Top 50