Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Un central nos haría sentir más cómodos", afirma Valdano

Jorge Valdano llegó como la caballería para socorrer a Queiroz dos días después de la derrota ante el Sevilla (4-1). El director general regresó ayer procedente de Buenos Aires, donde acudió para acompañar a Alfredo Di Stéfano en el homenaje que le tributó la capital argentina. Al llegar unió su mensaje al que emitió el entrenador el lunes: fue diplomático y adjuntó insinuaciones sobre la falta de defensas en la plantilla. Como Queiroz, Valdano pidió con mucha sutileza al presidente, Florentino Pérez, un defensa para diciembre. "Con un central estaríamos más cómodos", dijo.

"Parece que esos cuatro goles han hecho olvidar lo anterior, pero hasta entonces habíamos encajado sólo un tanto en seis partidos", declaró a Radio Marca. "Somos conscientes de que un central nos hubiera hecho sentir más cómodos y por eso tratamos de ficharlo. Cuando teníamos poco dinero fuimos a por Milito y, después, cuando teníamos más por el traspaso de Makelele, a por Ayala. No salió bien y tampoco quisimos buscar soluciones improvisadas. Arrancamos así, y, además, apareció Raúl Bravo y nos dio tranquilidad".

"Tenemos cuatro laterales y nos faltaron tres el mismo día", justificó Valdano, recordando que en Sevilla el equipo sufrió las bajas de Miñambres, Salgado y Roberto Carlos.

Los jugadores del Madrid se dispersaron por el mundo llevando con ellos los comentarios sobre la goleada recibida. Unos se marcharon a Argentina, otros a Brasil, otros permanecieron en Las Rozas con la selección española y otros se fueron a Valladolid a disputar el amistoso que celebró los 75 años del club. En Las Rozas, un compañero le preguntaba a Bravo: "¿Ya os está volviendo locos el portugués [en referencia a Queiroz]?". En Valladolid, Pavón confesó a Telemadrid Radio que su paso por Sevilla fue un martirio. El cambio de puesto, de su zona natural, el centro de la defensa, a la banda derecha, le desorientó: "No sabía si ir para arriba o quedarme abajo; en la banda me sentía incapaz de tomar decisiones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de noviembre de 2003