Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Plata propone para el 88% de los olivareros una ayuda ligada a las últimas cosechas

El comisario europeo de Agricultura, Franz Fischler, recibió ayer en Bruselas a los principales representantes de las organizaciones agrarias y las Administraciones afectadas por las reformas que propugna para el aceite y el algodón, sobre las que los ministros de los Quince tendrán que decidir en las próximas semanas. El consejero andaluz de Agricultura, Paulino Plata, aseguró que, en las reuniones, las asociaciones agrarias españolas le habían mostrado su rechazo a las dos reformas, absoluto en el caso del algodón.

Plata, quien expresó en conversación telefónica con este periódico su temor a que las entrevistas con Fischler "sólo sirviesen para cubrir el expediente" -el Colegio de Comisarios de la CE emite su dictamen definitivo la próxima semana-, afirmó que la primera exigencia que planteó fue la necesidad de un incremento de la asignación a España que "reconozca" su mayor producción frente a otros países europeos. La producción media de los últimos cinco años ha superado el millón de toneladas, cuando la cantidad con derecho a ayuda reconocida a España por la Comisión es de 760.000 toneladas (por encima la ayuda sufre penalizaciones).

Desaparición del algodón

Además de ese incremento presupuestario, cifrado en 150 millones y que Fischler no parece dispuesto a aceptar, el consejero exigió que, en cualquier caso, el pago de las ayudas sólo se realice si se "entrega aceituna". Plata indicó que ésa era la única manera de garantizar que se siga produciendo, ya que, según la reforma de Fischler, el 60% de la ayuda se asignará a cada explotación en función de su producción en los últimos años.

En el otro 40%, que se otorgará por superficie o árbol y con carácter prioritario al olivar marginal, Plata ve peligro de "un trasvase de fondos entre regiones productoras", un recorte para los olivareros andaluces. Para evitar esta cuestión y "simplificar la gestión", el consejero propuso a Fischler que los olivareros que cobren menos de 5.000 euros en ayudas (el 88% en el caso andaluz) al año, reciban una ayuda única, vinculada al 100% a la producción media, "siempre que entreguen aceituna".

Si Fischler recibió quejas por la reforma del olivar, en el caso del algodón (cultivado en Andalucía por 10.000 explotaciones familiares) el rechazo fue total. Tanto los algodoneros andaluces, como los griegos (que aglutinan la producción europea), indicaron que la reforma propuesta por Fischler llevará a la "desaparición del cultivo" en Europa. La reforma vuelve a asignar el 60% de la ayuda según la producción histórica y el otro 40% según criterios que cada Estado tendrá que decidir. Los algodoneros dicen que este tipo de ayuda desincentiva la producción de algodón por los altos costes que hay que afrontar para acceder al segundo pago del 40%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de noviembre de 2003