Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El crucero apestado

Un buque con 450 enfermos se dirige a Gibraltar

Los virus no entienden de lujo: 450 de los 1.900 pasajeros del crucero británico Aurora, de la compañía P & O Cruisse, se encuentran infectados por uno que provoca diarreas, vómitos, fiebres y cefaleas. La infección ha provocado una cadena de rechazos en diversos puertos mediterráneos. Las autoridades griegas prohibieron el desembarco del pasaje en el puerto de El Pireo, el crucero tampoco pudo recalar en Venecia (Italia) ni en Dubrovnik (Croacia). Ahora la tripulación ha optado por poner rumbo a Gibraltar, última escala del viaje y adonde tienen previsto llegar pasado mañana.

La ministra de Sanidad, Ana Pastor, dijo que se mantiene en contacto con Gibraltar y ha ordenado la aplicación estricta del reglamento sanitario marítimo. Sin embargo, no han advertido a la Junta andaluza, que conoció el suceso por los medios de comunicación. "Hemos avisado a los hospitales del Campo de Gibraltar y a la dirección general de Salud Pública, aunque no tenemos información oficial sobre el tema", explicó ayer un portavoz de Salud.

El presidente de la Sociedad Española de Virología, Rafael Fernández Muñoz, intentó templar el asunto: "Si se confirma que es el virus Norwalk, no tiene demasiada importancia. Es un virus intestinal que aparece en residencias o en grupos de gente que conviven mucho tiempo. Se da en forma de brotes cuando hay agua o un alimento contaminado, pero se cura en un par de días". El tratamiento consiste en rehidratar al paciente y esperar a que remita la enfermedad, informa Rafael Méndez. La mortalidad es muy baja.

El virus Norwalk pertenece a la familia de los calicivirus (porque tiene forma de cáliz) y aunque es raro de ver en tierra firme, en diciembre de 2002, los pasajeros de tres cruceros de lujo que recorrían el Caribe se vieron afectados.

El Aurora es un crucero construido en 2000 en los astilleros de Southampton (Reino Unido). De allí zarpó hace 12 días para recorrer el Mediterráneo. Según fuentes de Marina Mercante, el barco está catalogado en el argot marino como "un buque blanco", lo que supone que no se ha apreciado irregularidad alguna en las múltiples revisiones que se le han realizado entre enero de 2001 y septiembre de 2003. La última revisión de este barco fue en Cádiz.

Pero por muy "blanco" que sea, el barco ha sido repudiado. Un portavoz de la tripulación dijo a la BBC que unos médicos griegos subieron a bordo y constataron la evolución favorable del brote. Sin embargo, no se permitió el desembarco. Tras aprovisionarse de medicinas, el Aurora zarpó con destino a Gibraltar.

El director de Salud Pública de la colonia británica, Vijay Kumar, afirmó ayer que permanecerán en contacto directo con el barco durante su travesía hasta Gibraltar y el domingo (mañana), cuando se evalúe la situación, se decidirá qué hacer "respecto a una situación que resulta cuanto menos preocupante en la zona". El ministro de Turismo y Transporte del Peñón, Joe Holliday, añadió: "Lo principal en estos momentos es que la población de Gibraltar no se sienta amenazada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de noviembre de 2003