Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atutxa, Knörr y Bilbao pedirán amparo al Constitucional

PNV y EA fuerzan a IU a renunciar al conflicto de jurisdicción

Los tres miembros de la Mesa del Parlamento vasco cuya negativa a disolver el grupo de Batasuna ha sido anulada el pasado día 1 por el Tribunal Supremo pedirán el amparo del Tribunal Constitucional en los próximos días. IU retiró ayer su proposición para dar una salida jurídica al pulso institucional mediante un conflicto de jurisdicción a la vista de que sus socios del PNV y EA no iban a apoyarla.

El presidente de la Cámara vasca, Juan María Atutxa (PNV), Gorka Knörr, representante de EA, y Kontxi Bilbao, de IU, presentarán a lo largo de la semana próxima, o como muy tarde el día 27, sendos recursos individuales y personales contra el último auto del Supremo, que anuló el 1 de octubre los cinco acuerdos de órganos parlamentarios que han servido para mantener al grupo de la ilegalizada Batasuna. También lo harán los otros afectados por la anulación de esos acuerdos, los representantes del PNV, y EA en la Junta de Portavoces, Joseba Egibar y Rafael Larreina. En este caso el representante de IU no está concernido, ya que no acudió a la reunión que rectificó una anterior decisión de la Mesa para posibilitar la disolución del grupo.

La decisión fue anunciada por el diputado autonómico de EB-IU, Oskar Matute, y sirvió para dar cobertura a la retirada de una propuesta de esta formación que estaba destinada a salir derrotada en la sesión plenaria de ayer, ante la negativa de sus socios del PNV y EA a secundarla. Esa proposición perseguía el respaldo del Parlamento a la interposición por el Gobierno vasco de un conflicto de jurisdicción ante el Supremo, vía defendida por IU desde el comienzo del conflicto y a la que siempre se han opuesto los otros dos partidos. IU ya dio marcha atrás una primera vez en la promoción de esa fórmula, pero finalmente la tramitó en el Parlamento y ayer tuvo que retirarla al comienzo del pleno que debía debatirla al negarle hasta el final sus votos el PNV y EA.

Junto a los recursos de amparo, Matute explicó que el Parlamento interpondría un conflicto constitucional contra el Consejo General del Poder Judicial, como representación del Tribunal Supremo, pero tanto EA como el PNV negaron que exista tal acuerdo y fuentes de ambos partidos expresaron a este periódico sus dudas acerca del uso de esa iniciativa. Los tres grupos parlamentarios del Gobierno tripartito la analizarán el martes. Letrados de la propia Cámara vasca consideran que el Parlamento autonómico no está habilitado para plantear ese conflicto. El PNV no quiso ayer pronunciarse y el propio Gorka Knörr aseguró que no tenía conocimiento de la iniciativa.

"Tretas" y "marañas"

Tanto el PP como el PSE-EE criticaron al tripartito y rechazaron que exista base ni vía para trasladar el conflicto al Tribunal Constitucional. El presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, afirmó que el PNV, EA e IU "pueden hacer lo que les dé la gana, patalear y meter ruido", pero adelantó la inutilidad de sus "tretas" para "mantener a ETA en el Parlamento" y les instó de nuevo a cumplir las sentencias y autos de los tribunales.

El portavoz del grupo socialista, Rodolfo Ares, negó que exista lesión de la soberanía parlamentaria por parte del Supremo y acusó a los tres grupos del Gobierno de estar metiendo a la Cámara en "una maraña jurídica". "Este Parlamento puede autoorganizarse, pero no puede escapar al cumplimiento de la ley y de las decisiones judiciales", afirmó.

En el extremo opuesto, el portavoz de la disuelta Batasuna, Arnaldo Otegi, llamó al tripartito a "dejar de marear" con la "teoría" de que el Parlamento autonómico es "soberano". "¡Cómo va a ser soberano si mañana echa una firma el señor Aznar y lo disuelve! ¡Aquí manda el Gobierno español!", afirmó. Como prueba, recordó que su grupo "sigue sin cobrar" las subvenciones que le corresponden en la Cámara vasca. La nueva iniciativa del tripartito, dijo, "no merece ni la más mínima atención".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de octubre de 2003