Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:NECROLÓGICA

Emilio García-Conde, teniente general del Aire

El teniente general del Ejército del Aire Emilio García-Conde Ceñal, que fue preceptor del Rey Juan Carlos, falleció el domingo 12 de octubre, en Madrid, a los 84 años de edad.

Emilio García-Conde nació en Oviedo el 14 de noviembre de 1918. Durante la guerra, en 1938 fue promovido a alférez y ascendido a teniente un año después. Finalizado el conflicto, ingresó en la Escuela de Vuelo sin Visibilidad en calidad de profesor y jefe de estudios.

En 1944 alcanzó el grado de capitán, el de comandante en 1947, el de teniente coronel en 1952 y el de coronel en 1969. Ascendió a general de Brigada en 1975, a general de División en 1978 y a teniente general en 1982. En el año 1948 fue elegido como preceptor de don Juan Carlos, entonces príncipe.

Diez años más tarde fue nombrado jefe de Entrenamiento y Transporte de Estado Mayor. En 1964 fue destinado sucesivamente a la Embajada de España en Roma y Atenas como agregado aéreo. En 1969 desempeñó la jefatura de la Escuela de Helicópteros y en 1970 fue nombrado director general de Aeropuertos.

En 1975 era presidente de la Comisión de Retribuciones del Ministerio del Aire y un año más tarde fue nombrado jefe del gabinete del vicepresidente del Gobierno para Asuntos de Defensa, teniente general Gutiérrez Mellado.

En 1977 pasó a ocupar la Jefatura de la Secretaría Militar del Cuartel General del Aire y en 1978 se le confió el Mando de la Zona Aérea de Canarias. El 26 de septiembre de 1980 fue nombrado segundo jefe del Estado Mayor del Aire. El 14 de enero de 1982 fue ascendido a Teniente General y nombrado jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire y, como tal, miembro de la Junta de Jefes del Estado Mayor (JUJEM).

Estaba en posesión de la Gran Cruz de Isabel la Católica, concedida por el Consejo de Ministros el 11 de enero de 1984, fecha en la que pasó a la reserva activa, cesando como jefe del Estado Mayor del Aire (JEMA).

El rey don Juan Carlos habló por teléfono con Juan García-Conde, hijo del fallecido, nada más conocer la noticia, y ayer envió un telegrama de pésame a la familia para expresarle su pesar por la pérdida del que fuera su preceptor y ayudante.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de octubre de 2003