El 80% de los agresores a ancianos son hombres y en más de la mitad de ocasiones es su hijo

El Centro Reina Sofía alerta de la violencia y la desatención hacia los mayores de 65 años

Es una violencia oculta y diversa, pero cada vez más frecuente. José Sanmartín, responsable del Centro Reina Sofía, destacó ayer que el perfil del agresor a mayores es el de un hombre en el 80% de los casos que, en más del 60% de las veces, es su hijo. Frente a esta situación, las mujeres son las principales autoras de desatenciones o actos negligentes, como apuntó en la primera jornada del seminario Violencia contra las personas mayores. Sanmartín comentó que 3 de cada 10.000 mayores sufren maltrato, según las estadísticas oficiales, aunque las estimaciones elevan el número hasta el 5%.

José Sanmartín destacó que los casos de violencia física, abuso sexual, económico o psicológico son los menos frecuentes frente a situaciones más comunes como la negligencia en la atención hacia los mayores, en ocasiones, incluso involuntaria. Pese a las diferencias, el responsable del Centro Reina Sofía destacó que, al margen de la manifestación concreta del abuso, se trata de situaciones en alza y que el maltrato hacia los mayores se ha situado a la misma altura que la violencia ejercida contra los niños. Sin embargo, Sanmartín llamó la atención ante la falta de sensibilidad social hacia un problema que en demasiadas ocasiones no llega a traspasar el umbral de los domicilios y queda recluido en el ámbito de lo privado.

En las agresiones físicas, sexuales o los abusos económico -robo o extorsión-, los principales actores son los hombres. De acuerdo con el perfil de la víctima descrito por el Centro Reina Sofía, dos de cada tres son mujeres, de más de 75 años, con problemas físicos y cognitivos, atendidas únicamente por su agresor, a quien le une un vínculo emocional. Además, en un 80% de los casos es un hombre, y en más del 60% de las ocasiones es el hijo, seguido por la pareja (30%) y, con menos frecuencia, otro familiar. Sanmartín apuntó que en el 40% de las ocasiones, el agresor es consumidor de sustancias tóxicas.

Cuestión distinta es la negligencia y el abandono hacia los mayores, un campo sobre el que el centro está elaborando un sondeo ante el "importante crecimiento" que está teniendo, como apuntó Sanmartín. En este ámbito -inadecuada atención higiénica, afectiva, de alimentación o medicación- el responsable del centro apuntó que las mujeres son las principales protagonistas porque en un 80% de las veces son ellas quienes atienden a los mayores, ya sea su hija o su nuera. Además, alrededor del 40% de los casos, ha tenido que abandonar su trabajo, lo que en ocasiones, repercute en un mayor estrés en estas personas. Por ello, el organizador de las jornadas apeló a un aumento de la red de protección social "para que la mujer no tenga que verse forzada a volver a la familia" a cuidar del anciano. A ello, Sanmartín añadió que ante el incremento de la edad de vida de los mayores -los cálculos apuntan a un 10% de mayores de 80 años en 2050- el peligro de que personas mayores sean atendidas por mujeres mayores, aunque de menor edad, "que serán incapaces de hacerlo".

La traducción estadística de estos datos en los registros del Ministerio de Interior se refleja en el hecho de que en 2001 en España se llevaron a cabo 38 intentos de homicidio contra personas mayores, que dieron como resultado la muerte de 21 de ellos. En términos generales, tres de cada 10.000 personas mayores de 65 años sufren maltrato, aunque en esta lista oficial sólo se incluyen los casos de agresiones físicas notificados a través de servicios sociales y hospitales. Por ello, las estimaciones van más allá y elevan las cifras de mayores que hayan sufrido cualquier tipo de agresión entre el 4% y el 5%.

A la jornada inaugural del congreso acudió la reina Doña Sofía, quien realizó una llamada a gobernantes, políticos, legisladores, instituciones y ciudadanos en general para que entre "todos, y cada uno en su área de responsabilidad, tomemos las medidas necesarias para poner fin al maltrato de personas mayores". En su intervención, destacó la necesidad de que el aumento de la longevidad "se vea acompañado del adecuado bienestar". También el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, estuvo presente en la apertura de las jornadas que hoy concluyen y animó a los responsables del Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia a que prosigan con su labor, porque "representan el compromiso público de las instituciones valencianas" en el proyecto de erradicar cualquier manifestación de violencia.

Un estudio cifra en un 4,7% el maltrato

En la jornada de ayer, la catedrática de Sociología de la Ancianidad en la Universidad del País Vasco María Teresa Bazo presentó el único estudio elaborado en España sobre el maltrato en ancianos. Inicialmente, la idea de Bazo era recoger los casos de agresiones en los servicios de urgencia de los hospitales, pero las reticencias de éstos le hizo reconducir el trabajo y obtener la información a través del personal de servicios sociales que presta la atención domiciliaria en Vitoria, Sevilla y los municipios canarios de Las Palmas, Telde y San Bartolomé de Tirajana.

El resultado del estudio, publicado en 2000, reflejó que un 4,7% de los mayores atendidos padecieron algún abuso. En total se estudiaron 2.351, de los que se detectaron 111 situaciones de abuso. La mayoría eran negligencias y situaciones de abandono, aunque en ocho casos se detectaron episodios de violencia física y en uno sexual.

Bazo explicó ayer que lo normal es que entre los casos en los que se detectó maltrato se crucen diversos tipos. En términos generales, en el 68% de las situaciones se observó negligencia en el cuidado físico; en el 46% de los casos en el cuidado afectivo y en el 10% maltrato físico. El maltrato psicológico-emocional se registró en el 32% de las situaciones, el material, en el 17% y sexual, en el 1%. Entre las mujeres es más elevado el maltrato emocional y el abuso material, mientras que en hombres abunda más la negligencia. Las víctimas eran hombres en un 20% frente al 80% de mujeres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de septiembre de 2003.