Un herido grave por una cornada en el segundo encierro de toros de Leganés

Raúl Hermosilla, de 30 años, evolucionaba ayer tarde satisfactoriamente de la grave herida por asta de toro que sufrió durante el segundo de los tres encierros de las fiestas de Leganés. El encierro, que congregó a unos 2.400 corredores, causó heridas leves a otros cinco participantes en el festejo.

La "aparatosa" cogida ocurrió dentro de la plaza La Cubierta de Leganés durante la suelta de las reses que intervienen en el encierro para que los mozos las toreen y las recorten.

Tras recibir la cornada, el joven fue intervenido en el quirófano de la plaza de toros durante casi una hora, donde se le cortó la hemorragia. Posteriormente fue trasladado en una unidad móvil de cuidados intensivos al hospital de Getafe, donde ingresó con pronóstico grave. Fuentes sanitarias explicaron ayer que Hermosilla evoluciona satisfactoriamente y que se hallaba en el área de observación. La cornada le alcanzó un muslo, pero, por fortuna y pese a la proximidad, no llegó a segarle la arteria femoral, según los citados medios.

Además, otros cinco mozos recibieron asistencia médica por diversas contusiones de carácter leve, como consecuencia de pequeños golpes y rozaduras. Este encierro comenzó a las ocho de la mañana y congregó a unos 2.400 corredores que disfrutaron de los 599 metros de recorrido. Además, la carrera, que duró un minuto y cuarenta y siete segundos, fue seguida desde fuera por unas 30.000 personas. Durante el primer encierro del sábado sufrieron heridas 37 personas, aunque sólo una de ellas precisó internamiento hospitalario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 17 de agosto de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50