Tribuna:LA BIENAL
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La carretilla de C. C. C.

La autora reprocha a la secretaria autonómica de Cultura, Consuelo Ciscar Casabán, sus manifestaciones a propósito de las críticas recibidas por el desarrollo de la Bienal de Valencia

Las manifestaciones de la secretaria autonómica de Cultura, Consuelo Ciscar, en el marco de la presentación de Sagunt a Escena merecen algún comentario. Da la impresión de que aprovechó la ocasión para responder a ciertas críticas que, en los últimos días, se han vertido, como gotas de limón, acerca de la Bienal de Valencia, la niña de sus ojos.

Sorprende que advierta a los periodistas de que tendrán que venir, cuando acabe el evento, con una carretilla a recoger los datos numéricos que ofrezcan el balance de la Bienal. Es un tono que pretende abrumar o tal vez confundir y disuadir. Es, en cualquier caso, un tono inapropiado en una persona que en muchos escritos se ha mostrado siempre receptiva a las críticas y agradecida a los periodistas a los que tanto quiere y debe. No hace falta una carretilla, en un solo CD caben los presupuestos de la Generalitat y en unos pocos folios un estadillo de cuentas de la bienal: gastos, ingresos, (desglosando los que corresponden a patrocinios externos y los propios de los diversos departamentos del gobierno autonómico), número de entradas vendidas, número de visitantes, impactos mediáticos, pernoctaciones en hoteles... Un avance de los mismos se podía haber hecho ya, pues datos debe haber, aunque sean insatisfactorios. O no los hay y, en este caso, algo falla en la organización.

Carretilla habrá que usar si la Sindicatura de Cuentas exige toda la documentación generada para la preparación de la Bienal de Valencia con toda la complejidad que este tipo de actos conlleva desde el punto de vista administrativo de la selección de proveedores, contratación de personal, cuentas de explotación, convenios de patrocinio con otras instituciones públicas o entidades privadas, etc. Estoy segura de que, a la vista de los reparos formulados por el síndico a la primera bienal, en esta ocasión habrán sido más diligentes a fin de que los órganos fiscalizadores de las cuentas de la Generalitat puedan dar su visto bueno.

A la espera de los datos que en su momento aporte, la hipótesis de que la bienal tiene pocos visitantes no está invalidada, aunque sea una hipótesis formulada a partir de las apreciaciones visuales de periodistas en el Centro del Carmen y de comerciantes de la zona.

Sorprendentes han sido igualmente, por el tono y por el contenido, las expresiones de un estado de ánimo con las que se despacha a propósito de unas declaraciones de Carles Santos. No es verdad que Carles Santos estuviese en listas negras de gobiernos socialistas. Carles Santos compuso y dirigió la obertura musical de los Juegos Olímpicos de Barcelona, la IVEI publicó un libro de J. Ruvira sobre su música y en el teatro Principal de Valencia pudo estrenar alguna de sus acciones musicales, por no hablar de su presencia en Ensems casi desde sus inicios. No había tales listas negras. Otra cosa es el fondo de verdad de alguna afirmación de C. Santos que se refiere al dispendio que supone financiar o cofinanciar alguna de estas costosas producciones y no procurar una mayor explotación que minimice los costes por una parte y que favorezca su disfrute por mas aficionados por otra. Esto es verdad en esta ocasión, Lysistrata, como en otras del propio Santos en el teatro Odeon de París, o el inefable montaje de Bob Wilson en el claustro de la Universidad hace unos años.

Quienes han argumentado que la repercusión de la Bienal está siendo prácticamente nula, lo han hecho con razonamientos y con pruebas y esperamos que cuando se ofrezca el balance de esta segunda edición, por parte del Sr. González Pons, que es el responsable político de estos eventos, se diga la verdad.

Isabel Escudero es diputada autonómica del Grupo Parlamentario Socialista y secretaria de Cultura del PSPV-PSOE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS