Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'bajito' de los triples certeros

Tras ganar cinco títulos de la NBA, tres con los Bulls de Jordan y dos con los Spurs de Duncan, Kerr será comentarista televisivo a sus 37 años

Número 50 del draft de 1988, bajito (1,85 metros) y lento. Nada hacía presagiar que la carrera de Steve Kerr en la Liga profesional norteamericana de baloncesto (NBA) se prolongaría 15 temporadas. Mucho menos aún que ganaría cinco campeonatos. Ahora, a sus 37 años, anuncia su retirada para convertirse en analista televisivo. Estaba destinado a ello. Una de sus virtudes es la claridad con la que ha entendido su deporte. Siempre ha sido un gran entrevistado por su fluida y refinada capacidad para expresarse. También se le augura un brillante futuro como entrenador si decide serlo.

Su media de puntos por partido es vulgar: seis. Pero esa estadística no calibra la valiosísima aportación de Kerr a sus equipos. Bendecido con una muñeca prodigiosa, abandona la cancha con el mejor porcentaje de acierto en los tiros de tres puntos en la historia: casi el 46%. Su lanzamiento ha dibujado instantáneas decisivas.

En la final de 1997, Michael Jordan confió en él para el disparo que dio a los Bulls de Chicago el triunfo sobre los Jazz de Utah. En un tiempo muerto, el mítico número 23 avisó a su compañero de que estuviese preparado. "Listo", le dijo Kerr. Jordan adivinó la treta de sus rivales y su colega fue el que encestó.

Ahora, en 2003, los Spurs de San Antonio también deben a Kerr mucho de su último triunfo. Olvidado en el banquillo, le salvó el pellejo varias veces. En las semifinales del Oeste, perdían por 13 puntos ante los Mavericks de Dallas a falta de 11 minutos. Kerr salió al fin a la pista: cuatro triples y... clasificados. Y en la final absoluta, frente a los Nets de Nueva Jersey, protagonizó algo parecido. "Tengo el mejor trabajo. Juego seis minutos, hago dos encestes y todos quieren entrevistarme", resumió.

Tres anillos con los Bulls de Jordan y dos con los Spurs de Tim Duncan. Sólo Frank Saul, en los 50, había logrado la hazaña de Kerr: dos títulos seguidos con dos conjuntos distintos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de agosto de 2003