Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

Aprobado el primer examen serio

El Atlético, en el que destacaron Ortiz y Nikolaidis, empata con el Roma en un encuentro bronco

Cuando oyeron el pitido final del árbitro y se retiraron a los vestuarios, los jugadores del Atlético se empezaron a mostrar los unos a los otros los moratones, las marcas de tacos, los hematomas por los codazos y demás señales de la batalla. Ninguno se había librado del sello que impuso el Roma de Fabio Capello. El equipo italiano acabó con dos expulsados y un gol marcado desde 40 metros por Totti en una falta directa. Burgos no vio la pelota. Se lanzó al lado correcto, sí, pero tarde. Es el segundo error del portero argentino en los tres partidos de la pretemporada. El primero, bastante más escandaloso, sucedió en el que los rojiblancos solventaron ante el Alcalá por un contundente 6-1.

ROMA 1 - ATLÉTICO 1

Roma: Pelizzoli; Dacourt, Samuel, Dellas, Candela; Tommassi, De Rossi, Zotti, Emerson; Cassano; Curzi y Totti.

Atlético: Burgos (Juanma, m. 46); Aguilera (Contra, m. 46) (G. Calvo, m. 74), Santi, Lequi, Sergi; Ortiz (Colsa, m. 74), Movilla (Simeone, m. 46), Emerson, Musampa (Nikolaidis, m. 46); Jorge; y Torres.

Goles: 1-0. M. 22. Totti, de falta directa.

1-1. M. 50. Nikolaidis, de cabeza.

Árbitro: Abramo Lira (México). Sacó once amarillas y echó a Samuel (m. 54) y Candela (m. 61).

Partido de la Copa Movistar, en el estadio Tecnológico de Monterrey con una buena entrada. El Atlético ganará el torneo, salvo que el Roma venza por al menos cuatro goles al Monterrey.

Apareció Nikolaidis. Ni muy hábil ni con un físico portentoso, pero conocedor del oficio. Es éste un delantero que conoce los secretos del área. Empató de un soberbio cabezazo marcando a la perfección los tiempos, dibujando el escorzo preciso. El pase, de Jorge, con la pierna derecha, se convirtió en un proyectil imparable para Pelizzoli. De arriba abajo, Nikolaidis, marcó de un remate picado imparable. El griego, ex del AEK de Atenas, es rápido para situarse en el lugar adecuado en el moneto oportuno y conoce las armas idóneas para el gol. Se gira con gran velocidad para encarar, chuta con potencia y remata de cabeza a pesar de no llegar a los 175 centímetros de estatura.

La defensa de Gregorio Manzano también aprobó su primer examen serio. Precisamente, la línea que más tardó en acoplarse la temporada pasada es la que más deprisa está asumiendo las enseñanzas del técnico jiennense. Bien Lequi, buen manejo de la pelota y rápido. Bien Santi. Y bien García Calvo.

El centro del campo mejoró en el segundo tiempo. Es es cierto que a partir del minuto 61 el Roma jugó con dos hombres menos por las expulsiones de Samuel, por propinar un codazo a Ortiz en el 54, y de Candela, por doble tarjeta amarilla. Pero el Atlético movió bien la pelota con Movilla, Emerson y posteriormente Colsa. El cántabro, al que Manzano conoce de su etapa en el Racing, está metiendo los codos para abrirse un hueco. Y lo está haciendo de la mejor manera: disputando minutos, marcando goles como el que le hizo al Monterrey y aportando su capacidad de trabajo y su llegada.

En la banda derecha, el descubrimiento es Ortiz. El chaval de la cantera, de 21 años y que ya hizo la pretemporada anterior con la primera plantilla, aunque se lesionó de gravedad, está teniendo un protagonismo que, en principio, no le correspondía. Si ante el Alcalá y el Monterrey fue la más sobresaliente noticia atlética, en la madrugada de ayer, ante el Roma, mantuvo su línea ascendente. Entró con profundidad por la derecha y provocó la expulsión de Samuel. Se asoció bien con los medios y aportó profundidad.

Contra, lesionado

Precisamente, Ortiz parece destinado a tener un papel destacado en el comienzo del curso. Y no sólo por su convincente papel en el verano, sino por la lesión de Contra. Al rumano lo cazó Emerson en una entrada brutal por detrás y padece un fuerte esguince de tobillo. A causa de la lesión, y según el parte médico del doctor Beaus, estará de baja de tres a cuatro semanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de agosto de 2003