Portugal declara zona catastrófica todo el país

Una lengua de fuego de 80 kilómetros arrasa miles de hectáreas entre Ávila y Salamanca

El Gobierno portugués declaró ayer zona catastrófica el país entero, después de una semana de incendios forestales en casi todas las regiones. Un total de 50 millones de euros serán destinados a paliar los efectos del fuego, que ayer seguía su avance en los distritos del centro y del norte del país, mientras el número de víctimas se elevaba a 10 tras el hallazgo de un cadáver carbonizado en Castelo Branco, cerca de Cáceres.

En España, el fuego seguía afectando a varias provincias. Entre Salamanca y Ávila, una lengua de fuego de unos 80 kilómetros arrasó 8.000 hectáreas. El fuego que rodea la ciudad portuguesa de Guarda obligó a cortar la carretera que une España y Portugal en la localidad salmantina de Fuentes de Oñoro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de agosto de 2003.