Cartas al director
i

Déficit democrático

Los ciudadanos españoles seguimos sin obtener respuestas convincentes de nuestros políticos a tanta ignominia que nos envuelve en este tórrido verano. Tras el triste espectáculo que se está celebrando en la Asamblea de Madrid, ¿cuándo se modificará la Ley Electoral con objeto de poder elegir directamente a nuestros representantes? ¿No sería más adecuado conocer la formación y los méritos profesionales de aquellas personas que se quieren dedicar a la res pública para velar por nuestros intereses? ¿No votaríamos con más conocimiento de causa? ¿No avanzaríamos en nuestra democracia (muy deficitaria actualmente) si pudiéramos valorar el trabajo realizado durante una legislatura por cada uno de los candidatos a representante en cualquier institución del Estado?

Lo más decepcionante es que nuestros políticos ni tan siquiera se planteen estas cuestiones. El pueblo español, mucho más maduro y mejor preparado que nuestros políticos exigirá antes o después respuestas convincentes para no desentenderse de la política.

Los partidos políticos, especialmente los que defienden la supremacía del poder político sobre cualquier otras forma de poder, tienen la oportunidad, pero también la obligación, de no defraudar a muchos millones de españoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 02 de agosto de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50