Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ES EL MOMENTO DE... | PROPUESTAS

Desfile ibicenco

Folclor, joyas antiguas, trajes tradicionales y fuegos de artificio en la hermosa capital de Ibiza. La celebración de la Mare de Déu de les Neus, el 5 de agosto, y de Sant Ciriac, el 8, son el motivo.

Pueden llevar hasta 24 sortijas. S'emprendada se compone no sólo de anillos, sino de botones, cruces, collares, pendientes..., que embellecen a las portadoras del traje tradicional y transmiten un mensaje social. La plata, el oro y, en algunos casos, las piedras preciosas, rematadas por sa joia (la joya), que es la pieza principal, dicen mucho -han dicho durante siglos- del poderío económico de quienes las exhiben.

El nombre casi mítico (Eivissa, Ibiza) que ha corrido y corre de boca en boca en decenas de idiomas y complejas tonalidades, vive en estos días sus fiestas más arraigadas: las que el 5 de agosto honran a la patrona, Mare de Déu de les Neus, y el 8 a Sant Ciriac, copatrón insular y de la hermana Formentera (las Pitiusas baleares). Fue el 8 de agosto de 1235 cuando las tropas catalanoaragonesas de Guillem de Montgrí conquistaron el preciado territorio. Un acto en torno a su túmulo, junto al Ayuntamiento, lo recuerda.

En la plaza de la Catedral suena en el frescor de la mañana (a las 10.30), en concierto, la banda de música Ciutat d'Eivissa, para continuar con la misa solemne y la procesión a la capilla de Sant Ciriac, en cuyo entorno hay una exhibición de folclor isleño. El casco antiguo, Dalt Vila, ve desfilar a hombres y mujeres ataviados con los trajes tradicionales de Ibiza y Formentera, acompañados por los sones de la flauta, el tambor y las castañuelas. Vale la pena detenerse en la contemplación del atuendo femenino, que llega a tener hasta 12 faldas superpuestas. A partir de las 20.00 se celebra, en el Puig des Molins, una multitudinaria y suculenta berenada (merienda) popular, con coca amb pebrera (coca con pimientos), buñuelos, sandías, bandas de música y ball pagès (baile campesino).

El día de la Virgen de las Nieves (5 de agosto), por la tarde, actúa la Colla de Vila en la plaza de la Catedral; el 6, en el muelle pesquero, a las 21.00, lo hace la Colla Sa Bodega, en homenaje a las gentes del mar. Y en las noches del 5 y el 8 de agosto todas las miradas se dirigirán hacia los fuegos de artificio que iluminan no sólo el apacible Mediterráneo, sino el enriscado perfil de una ciudad declarada patrimonio de la humanidad.

- Información: 971 30 19 00.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de agosto de 2003