Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entrenamiento para ricos

Atendiendo a fines publicitarios, el Madrid convirtió ayer un entrenamiento normal en "una exhibición al estilo de los 'Globbe Trotters' ", según palabras de David Hatchwell, directivo de ASD. La práctica tuvo lugar en el Estadio Nacional de Kunming, que se llenó a la mitad con cerca de 20.000 espectadores, debido al elevado precio que se impuso a las entradas. Pagar entre 18 y 70 euros la entrada supone una cantidad demasiado alta para un salario medio chino, que ronda los 120 euros. ¿Quién puso esos precios? Difícil saberlo porque tanto el gestor del Madrid en Asia, la empresa ASD, como el patrocinador y organizador de la gira, la empresa Great Gate, se señalaron mutuamente. En cualquier caso, el destino de los beneficios, de aproximadamente 800.000 euros, también es un enigma.

Fuentes de las empresas locales que patrocinan la gira del Madrid en China, el grupo Hongta y Great Gater, aseguraron que ASD imponía los precios porque el Madrid debía embolsarse 700.000 de euros por contrato. Estas mismas fuentes lamentaron que ASD se negase a dirigir parte de los beneficios para ayudar a las víctimas del terremoto que sacudió Yunnan hace dos semanas. A su vez, fuentes de ASD afirmaron con rotundidad que "el Madrid no se llevará ni un euro" de la exhibición de ayer, y que todas las ganancias son para el conglomerado Hongta, que manufactura tabaco, entre otras actividades.

Entretanto, los 20.000 aficionados que asistieron al partido entre titulares y suplentes vieron una asistencia de Beckham a Ronaldo, un golazo de Figo y otro de Zidane. Ganaron los titulares por 3 a 1, y el gol del equipo suplente lo hizo Munitis. El titular formó con Casillas; Salgado, Helguera, Pavón, Roberto Carlos; Beckham, Makelele, Zidane, Figo; Raúl y Ronaldo.

En conferencia de prensa, Zidane confirmó su intención de retirarse del fútbol cuando acabe contrato con el Madrid, en dos años, el 2005.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de julio de 2003