Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dirigentes del PP almeriense anuncian por separado el final de la crisis

Añez destaca la intervención de la dirección regional popular

El presidente del PP en la provincia de Almería, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, y el presidente de la Diputación, José Añez, comparecieron ayer por separado y casi a la misma hora para anunciar el supuesto fin de la crisis. Las dos convocatorias pusieron en evidencia el descontento, nunca reconocido, de la dirección provincial del PP por el pacto alcanzado para el reparto de poder en la Diputación.

El final de la crisis se produjo con un respaldo a Añez, brazo derecho del alcalde del Ejido, Juan Enciso, frente a la dirección provincial, que había pactado en Madrid un reparto de poder en la Diputación almeriense que no se respetó. La reestructuración mínima del equipo pensado por Añez y la reducción de ocho a cinco vicepresidencias suponen una victoria de Añez, quien contó con el respaldo de la ejecutiva del PP en Andalucía. El propio Añez fue explícito al valorar la intervención del secretario regional, Antonio Sanz.

La crisis provocó la renuncia de la diputada por Roquetas de Mar, Ana Toro, a llevar delegación alguna, pese al acuerdo previo para que ésta fuera vicepresidenta. Añez reiteró ayer su invitación a que Toro forme parte del gobierno, si la diputada así lo solicita.

En su comparecencia, el presidente del partido en Almería, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, afirmó que "siempre hay que ceder una parte y eso es lo que ha ocurrido".

Rodríguez-Comendador ensalzó la figura del alcalde de Roquetas, Gabriel Amat, quien ayer se negó a hacer declaraciones sobre la crisis, de la que ha salido perjudicado. "Gabriel Amat es un hombre de partido absolutamente. Lo ha demostrado en infinidad de ocasiones y en esta ocasión también. Me parece que, lógicamente, no le habrá gustado [el pacto] y está en su legítimo derecho. Pero no quiere decir que vaya a tener ninguna reacción en contra", dijo el presidente del PP.

Rodríguez-Comendador rehusó entrar a valorar las declaraciones de la diputada Ana Toro en las que acusaba a Añez de dejarse "ningunear" por Juan Enciso. "Hay gente a la que le puede gustar más o menos pero cada uno es dueño de su silencio y esclavo de sus palabras". El presidente provincial del PP justificó el acuerdo alcanzado por la dificultad de contentar "al cien por cien" de las personas. "Se han antepuesto los intereses de la provincia a los del partido", zanjó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de julio de 2003