Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

Los viejos roban foco a Thorpe

El ruso Popov y la estadounidense Thompson, ambos de 31 años, protagonizan las victorias de 4x100

La natación entró ayer en su semana grande. Es lo que significa la aparición en escena de nombres como Ian Thorpe. El fenómeno australiano abrió la primera jornada en el Sant Jordi con una victoria en los 400 metros libres, lo que no es noticia. En su distancia natural es capaz de darle respuesta. Su compatriota Grant Hackett terminó a tres segundos del campeón, que gana pero parece humano. Terminó a 2,5 segundos de su récord mundial, una diferencia que explica dos cosas: La primera: Thorpe no tiene rival ni cuando baja sus prestaciones. La segunda: sus marcas han entrado en una fase de regresión. Ya no es el nadador que aplasta récords como mosquitos. Quizá se explique este descenso por la ausencia de adversarios que comprometan su hegemonía y la fatiga de combatir incesantemente contra sus marcas.

La primera jornada de las pruebas de natación tuvo una lectura interesante: los dos principales protagonistas fueron dos nadadores veteranos, el ruso Alexander Popov y la estadounidense Jenny Thompson. Ambos tienen 31 años, edad prohibida hasta hace poco en la natación. El profesionalismo tiene estas cosas. Han pasado los días en que el cénit de un gran nadador se situaba entre los 21 y 23 años. La realidad se impone. El dinero ha conseguido que grandes nadadores prolonguen sus carreras con gran éxito. Es el caso de Popov, ganador con el equipo ruso de la prueba de relevos 4x100 metros libre. Es el caso de Jenny Thompson, cuya excepcional actuación en la última posta dio la victoria a Estados Unidos en la categoría femenina. O es el caso de la estrella holandesa Inge de Bruin, que acude a Barcelona para perfilarse como favorita en las distancias más cortas del nado libre y la mariposa.

España no tuvo ningún protagonismo en la primera jornada. El público respondió a la cita de forma masiva. Cerca de 10.000 espectadores se reunieron en el Palau Sant Jordi para encontrarse con estrellas como Thorpe, Popov o Thompson y para sentirse decepcionados por la pobre respuesta de los nadadores españoles. La mejor fue Tatiana Rouba en los 200 metros estilos, pero quedó muy lejos de la final.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de julio de 2003