Milito malgasta con un autogol los dos tantos de su hermano Diego

Agencias

Gabriel Milito será presentado hoy como nuevo jugador del Real Madrid. Era lo que quería, lo que ansiaba, pero seguramente su inevitable sonrisa estará afectada por una mueca de tristeza. Ayer se despedía del fútbol argentino, en el encuentro amistoso que enfrentó a su selección con la de Uruguay, que se saldó con un entretenido 2-2, con distinta suerte para la familia Milito. Diego, el delantero, el que no ha fichado el Madrid, adelantó por dos veces a la albiceleste, y Gaby, el ya madridista, central de porte, lograba el empate...de Uruguay, con un autogol en el minuto 37. Un mal entendimiento con su portero Costanzo acabó en un cabezazo medido que se introdujo en la portería y certificó el empate final.

Más información

Mala despedida para uno de los centrales con mas proyección de Argentina, encargado ahora de suplir la ausencia de Fernando Hierro en el Real Madrid. Diego, su hermano, por el contrario, salió encumbrado junto a los jóvenes D' Álessandro y César Delgado (aún en edad juvenil) en el combinado de Marcelo Bielsa, un técnico que recibió insultos de los aficionados y escuchó cómo parte del graderío reclamaba a voces la presencia de Carlos Bilardo y aclamaba el nombre de Diego Armando Maradona, un ritual que se produce cada vez que Argentina no gana un partido. "Hoy soy el más fiel exponente del fracaso en el Mundial", afirmó Bielsa, recordando la pobre actuación de su selección en Corea-Japón, donde no pudo superar la primera fase. "Soy sensible a los mensajes populares , pero soy sólido frente al cumplimiento de mis responsabilidades. No soy indiferente al maltrato pero tengo fortaleza y hay que hacerse fuerte en la adversidad, hacer lo posible para que cambie el trato que yo recibo".

Las críticas a Bielsa arreciaron tras el Mundial, pero el seleccionador pudo continuar su trabajo en un clima enrarecido y crítico con la selección. No obstante, Bielsa tiene clara la receta para salir de esta situación que amenaza con desequilibrar a la albiceleste. Es sencillo: "Hay que ganar", dijo el técnico al elegir el mejor antídoto para el desencuentro con la hinchada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 17 de julio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50