Crónica:
Crónica
Texto informativo con interpretación

García desafía al viento

García desafía al viento El Niño pide mal tiempo para jugar un Open Británico en el que Els parte de favorito

"He mejorado. He madurado". Sergio García, de 23 años, natural de Borriol, Castellón, se daba ánimos a sí mismo 24 horas antes de que hoy comenzase la 132 edición del Open Británico. En Sandwich, en el Royal Saint George, pegado al mar pero lejos de la frontera con Escocia, García pretendía subrayar después de practicar que ya no es el mismo que encalló en las arenas de Carnoustie, hace cuatro años. O el que se desinfló hace dos en Lytham en una última jornada desastrosa. O el que se perdió en la mediocridad el año pasado, en Muirfield. "Me conozco mejor a mí mismo y soy más paciente", advirtió.

Y buena falta le hará. El Royal St. Georges, en medio de mareantes dunas y de huertos con manzanas, es uno de esos campos diseñados a finales del siglo XIX para hacer perder la paciencia a cualquiera. Con la brisa del mar virando desde los acantilados de la ciudad de Dover y cambiando de sentido de hoyo en hoyo, el recorrido está lleno de trampas mortales, de botes extraños, de ángulos ciegos y de búnkeres profundos y verticales.

Más información
Las vibraciones de Olazábal

García, cuyo mejor resultado de la temporada ha sido un cuarto puesto en el Buick Classic, confió ayer en que "sople el viento". "El Open, sin un poco de brisa, queda descafeinado", enfatizó el castellonense. Las inclinadas y muy estrechas calles del Royal St. Georges hacen que el aire cambie su dirección en cada recodo del campo. El jugador español saldrá a la vez que el estadounidense Tiger Woods. El californiano no ha ganado ningún torneo este año. El pasado llegó al Británico habiendo vencido el Masters y el Open de Estados Unidos. Sin embargo, completó el peor recorrido de toda su vida profesional. Este llega con menos expectativas y con algunos problemas en el putt.

"Un buen tiro puede convertirse en un desastre por los botes ciegos", advertía ayer José María Olazábal. El guipuzcoano jugará sus partidos los dos primeros días junto a Greg Norman y a Justin Leonard.

El campeón del año pasado en Muirfield, el surafricano Ernie Els es, por primera vez en los últimos años, el ogro a derrotar en lugar del californiano Tiger Woods. Els se impuso la semana pasada en el Abierto de Escocia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS