Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TELEDETECCIÓN | Tiempo real

Éxito de un ensayo para vigilar incendios por satélite realizado en Galicia

El primer ensayo europeo para demostrar cómo los encargados de luchar contra los incendios forestales pueden tener en muy pocos minutos de imágenes y datos obtenidos por satélite sobre los fuegos existentes se ha realizado en Galicia, en el marco de un proyecto de la Agencia Europea del Espacio (ESA) que reúne a científicos e ingenieros españoles y alemanes. Los técnicos forestales provocaron 16 pequeños incendios controlados, de los que no facilitaron la ubicación, para que intentara detectarlos el pequeño satélite alemán Bird, que tardó cuatro minutos en barrer una franja de 190 kilómetros de ancho sobre Galicia.

Los datos del satélite fueron enviados a INSA (contratista principal) y el Laboratorio de Teledetección de la Universidad de Valladolid (Latuv). José Luis Casanova, director de este laboratorio, explica que la prueba tuvo éxito, ya que, aunque se tardaron 92 minutos en hacer llegar las imágenes y datos a los técnicos de Galicia, este tiempo se reducirá a entre un cuarto de hora y media hora una vez que se subsanen anomalías y defectos detectados.

Antes de que Bird completase una órbita alrededor de la Tierra tras pasar sobre Galicia, los servicios gallegos disponían de información sobre los focos de fuego (adaptada a los sistemas de información geográfica para su visualización con referencia por GPS) así como sobre los índices de riesgo en las zonas colindantes y los frentes del incendio, ha informado la ESA, señalando que se detectaron todos los incendios que estaban en zonas sin nubes.

"El tema es interesantísimo", afirma, en conversación telefónica, Casanova, cuyo laboratorio es bien conocido en Europa como especialista en análisis de riesgo y teledetección en tiempo real. El proyecto, llamado Demobird, pretende convencer a Europa para que construya una constelación de satélites pequeños y baratos que vigilen todo el continente. Antes, España lideró un proyecto similar -Fuego-, que no pasó del papel en el seno de la ESA por falta de fondos por parte española. "El satélite de ese proyecto era mucho más caro", dice Casanova. "Ahora, los alemanes han visto el interés del tema y estamos demostrando conjuntamente que funciona. Los sensores que tiene el Bird son buenos y nuestros algoritmos nos permiten decir dónde está el incendio, su extensión y su temperatura". También suministra el Latuv la potencia calorífica (en vatios) porque "es un buen indicador de la capacidad destructiva del incendio", explica Casanova.

El Latuv, donde trabajan ocho personas, proporciona numerosos servicios de teledetección. Uno de los más solicitados es el análisis de riesgo de que se produzcan incendios en España y Portugal, que se hace para cuadrículas de 10 por 10 kilómetros. Para ello usan datos de satélites de EE UU y chinos, mientras que el gigantesco y carísimo satélite europeo Envisat de observación de la Tierra, lanzado hace un año, no puede ser utilizado todavía por los usuarios europeos, que no entienden el retraso de la ESA en hacer sus datos accesibles.

"Hacemos el mapa de riesgo teniendo en cuenta muchos factores, entre ellos la cantidad y el grado de sequedad de la vegetación y el impacto ecológico de un posible incendio", dice Casanova, catedrático y ex presidente de la Sociedad Española de Teledetección. "Sirve para que los responsables estén atentos a determinadas zonas. Hace 15 días hubo un incendio en la zona de Barco de Valdeorras, donde habíamos detectado un alto riesgo". Estos días, las zonas de mayor riesgo son Almería, Cataluña, Madrid y Toledo (en Internet: www.latuv.uva.es/incendios/index). Surgen continuamente nuevos usos para los datos obtenidos desde el cielo. El Latuv vigila, por ejemplo, el estado de las cosechas y los bancos de pesca y está ahora desarrollando la agricultura de precisión, con una resolución de cuatro metros, para que los gestores de los viñedos, por ejemplo, conozcan detalladamente el estado de sus cultivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de julio de 2003