Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La 'Turia' rescata el 'No a la guerra'

Los premios de la veterana cartelera recuperan el antibelicismo en sus actos festivos

Más de dos meses después de que callaran las voces antibelicistas en todo el mundo, la Turia resucitó ayer el grito de No a la guerra dentro de los actos de la 12ª edición de sus premios anuales. Porque la popular cartelera valenciana sigue fiel a sus postulados y quiso distinguir a la Plataforma Cultura contra la Guerra con el premio a la mejor contribución cívica, un hecho que fue aprovechado por la publicación para hacer público, una vez más, su rechazo a un conflicto que, aunque oficialmente ha terminado, continúa su goteo de víctimas todavía hoy. La resurrección del espíritu antibelicista fue la cuota reivindicativa de unos Premios Turia que, como suele ser habitual, constituyó un extraño cóctel entre gentes de la política, la cultura, el espectáculo y la pornografía. Profesionales del cine, como Enrique Urbizu, Antonio Hernández, Paco Plaza, Llorenç Soler, Rosanna Pastor, Ana Risueño, Sigfrid Monleón, Zay Nuba o Cristina Brondo, compartieron a mediodía mesa y mantel con el reducido número de políticos que permanece fiel a la veterana cartelera, como Joan Lerma, Rafael Rubio, Albert Taberner o Josep Catalunya. Junto a ellos, premiados en esta edición en otras disciplinas, como el seleccionador nacional de balonmano César Argilés, la actriz porno Celia Blanco, el enólogo Rafael Poveda, la poetisa Dulce Chacón o la periodista de la SER Olga Rodríguez, acudieron a la convocatoria de la Turia para imbuirse de su irreductible y peculiar espíritu libertario. Por la noche, en la entrega de los galardones, en el Teatre Talia, se les unieron Fernando León de Aranoa, José Coronado y Roberto Enríquez, para completar un fin de semana festivo y reivindicativo a partes iguales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de julio de 2003