Las altas temperaturas causan una docena de incendios

Los efectivos contra incendios tuvieron ayer una jornada de intensa actividad a consecuencia de los dos incendios que se declararon y casi una decena de conatos, provocados en buena medida por las altas temperaturas y la sequedad. El más importante de los fuegos declarados ayer arrasó seis hectáreas de matorral en Vilanova d'Alcolea, en la provincia de Castellón. A las 13.30, según fuentes del Centro de Emergencias, entró el aviso de incendio en la partida de El Pasqualet. Al lugar se desplazaron dos aviones Air Tractor, un helicóptero, ocho brigadas y dos capataces coordinadores del parque de bomberos del Consorcio del Alto Mijares. A las 16.00 se dio por controlado el incendio, cuyo origen se desconoce, informa María Fabra.

Fue poco después, a las 16.45, cuando el fuego prendió en una zona de matorral de Benicolet, municipio de la comarca de La Vall d'Albaida. La amenaza del incendio, dadas las condiciones de sequía que presentaba el terreno, obligó a desalojar varias casas próximas al lugar; unas 20 personas fueron evacuadas preventivamente. Un helicóptero, un Air Tractor, cuatro brigadas, dos vehículos del Consorcio y un capataz coordinador trabajaron en las tareas de extinción, finalizadas a las 18.15. La evaluación provisional cifró en torno a las 2,5 hectáreas la superficie quemada.

Mientras se sofocaban los anteriores incendios, se registraron conatos con más o menos riesgo en Villar de Olmos, una pedanía de Requena, causado por un rayo y que afectó a monte bajo y obligó a la movilización de efectivos aéreos por la proximidad al cementerio; y en Montanejos, en la partida de Monte El Canturro, en una zona de difícil acceso, de matorral y pimpollo, también por otro rayo. Además, a última hora de la tarde hubo pequeño incendios en Montanejos y Fuente la Reina.

Las altas temperaturas tuvieron ayer mucho que ver con la sucesión de pequeños incendios que se declararon en las provincias de Valencia y Castellón, donde se registraron máximas de 37 y 33 grados centígrados, respectivamente.

Por otra parte, la Guardia Civil ha detenido en Benissa a un hombre acusado de los cinco incendios forestales declarados el viernes en sierra Oltá. El arrestado, F. M. L., de 31 años, fue localizado en la zona de los incendios. Al ser sorprendido, el presunto pirómano se dio a la la fuga campo a través. En su huida se desprendió de una lata con gasolina y una mochila que contenía un mechero, cigarrillos, dos cajas de cerillas y papel de periódico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 14 de junio de 2003.