Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mítico grupo Iron Maiden descarga su rock duro en Barcelona, Madrid y San Sebastián

Ayer en Barcelona, en el Palau Sant Jordi; hoy en la plaza de Las Ventas, en Madrid, y mañana en el velódromo de San Sebastián, Iron Maiden vuelve a demostrar por qué se la considera la mejor banda de rock metálico del mundo. Los veteranos Bruce Dickinson, voz solista; Steve Harris, bajista; más Dave Murray, guitarra; Adrian Smith, guitarra; Janick Gers, guitarra, y Nick McBrain, batería, descargarán en los citados escenarios la furia sonora de un estilo que procede de la edad de oro del heavy: los años ochenta.

Nacido, sin embargo, en la Inglaterra de 1975, el grupo tuvo que pelear primero contra la mayoritaria corriente punk, que por aquel entonces acaparaba la atención del mundillo musical británico. Pero la tozudez y la claridad de ideas acerca de un estilo que iniciaba una madurez tras los dinosaurios pioneros de los setenta, Deep Purple o Led Zeppelin, hizo que el quinteto inicial no tirara la toalla y aguantase hasta 1979 para ver editado su primer disco, Soundhouse tapes, y, coincidiendo con el cambio de década, el muy celebrado Iron Maiden.

Coincidiendo con la edición de sus primeros discos y al calor de la línea esotérica y de terror que el grupo escogió como estética, nace también Eddie, una enorme y monstruosa mascota con aspecto de momia que ha acompañado al grupo en todas sus giras desde entonces, ocupando un lugar destacado en el escenario.

El grupo, cuya discografía ha superado la cifra de 25 discos oficiales editados y más de cincuenta millones de ejemplares facturados, superó también a principios de los noventa la deserción de su cantante Bruce Dickinson, quien inició una carrera en solitario que cristalizó en varios elepés, aunque ninguno de ellos consiguió darle ni la millonésima parte del éxito conseguido con el grupo.

Tras el regreso de Dickinson, la banda se embarca en el año 2000 en una impresionante gira mundial que tendrá su culminación en el festival Rock in Rio III, encabezando un cartel que compartieron con Sting, REM, Britney Spears o Guns 'n' Roses ante más de 250.000 espectadores.

Su gira del presente año, denominada Give me 'Ed... 'til I'm dead, es la primera que realizan en Europa continental desde 2000 y acercará al grupo a una nueva generación de fanáticos del metal, que han crecido oyendo a los grupos de su generación como Disturbed, Sum 41, Incubus o Funeral for a Friend.

Mientras, la banda se encuentra preparando su próximo disco de estudio, titulado Dance of death, que verá la luz en el mes de septiembre de 2003.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de junio de 2003