Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una revista en Internet actualiza los cuentos de Alcalá Venceslada

La revista literaria Cuadernos de la Historia del Guadalquivir, editada en la Internet por un grupo de escritores de Andújar (Jaén), y dirigida por el poeta Santiago de Córdoba, ha publicado en su dirección (www.cuadernosdehistoria.org) un estudio sobre Cuentos de Maricastaña (1930), del jiennense Antonio Alcalá Venceslada (Andújar, 1883-Jaén, 1955).

El investigador Francisco Manuel Carriscondo, de la Universidad de Málaga y autor del ensayo, destaca la sutileza de Alcalá Venceslada a la hora de recopilar fábulas populares "de gran calidad literaria en las que insertó una enseñanza moral". Ingredientes poco habituales en obras dirigidas a un público infantil, puntualizó Carriscondo.

El que fuera poeta, profesor y autor del primer Vocabulario andaluz (1934), premiado por la Real Academia de la Lengua Española, en Cuentos de Maricastaña hace hincapié en valores morales tales como la justicia, la sensatez, la experiencia o la destreza. Los protagonistas son gorriones, zorras, gallinas, ranas o asnos, tradicionalmente presentes en los autores clásicos, destaca Carriscondo. En Mensajera de la Paz, una zorra va al gallinero en son de paz, para engañar a las gallinas, pero no contó con los hombre y los perros que la seguían, por lo que tuvo que salir huyendo para que no la mataran.

Algunos de estos cuentos se centran en la explicación de su título. Como ejemplo el refrán Alcaraván zancudo, para todos consejo y para tí ninguno, en el que el animal daba a todos aviso sobre el peligro de la zorra siendo luego, precisamente él, a quien se comió.

Carriscondo ve en los cuentos de Alcalá Venceslada "un buen estimulante para aficionar a la lectura niños y jóvenes de hoy". Sobre todo porque muestra el acercamiento al saber popular, y muy especialmente al andaluz, puntualiza. "Un saber tan olvidado por culpa del progreso, que unifica las sociedades y culturas, privándolas de sus diferencias específicas", subraya el investigador malagueño.

El poeta Santiago de Córdoba destaca la figura de Antonio Alcalá Venceslada como uno de los personajes más entrañables de la vida cultural y política de Jaén lo que le convirtió en "el maestro de la cultura popular por excelencia". Alcalá Venceslada, que simultaneó los estudios de Derecho con los de Filosofía y Letras, fue también archivero de la Universidad de Santiago de Compostela antes de establecerse definitivamente en Jaén. Posteriormente, el jiennense escribiría La flor de la canela. Cuentos y chascarrillos andaluces, en verso, publicado en Andújar en 1946 por la imprenta La Puritana, muy relacionada con la serie de Cuentos de Maricastaña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de junio de 2003