Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cientos de manifestantes provocan disturbios en el centro de París

Unas setenta personas fueron detenidas durante los incidentes que se produjeron ayer en el centro de París, al término de una marcha contra la reforma de las pensiones que finalizó en la plaza de la Concorde. Cientos de manifestantes intentaron romper las barreras instaladas por la policía para impedir el acceso a la Asamblea Nacional, comunicada con dicha plaza por un puente sobre el río Sena. El enfrentamiento degeneró en cinco horas de incidentes, tras un intento frustrado del servicio de orden del sindicato CGT -uno de los convocantes- para interponerse entre los revoltosos y la policía.

Las fuerzas del orden tardaron hora y media en desalojar la plaza, a base de gases lacrimógenos y cañones de agua a presión. La plaza de la Concorde quedó cubierta por una espesa niebla mientras la policía cortaba el tráfico por completo en todos sus accesos, lo cual generó un atasco monumental y el abigarramiento de coches, motos, manifestantes y simples paseantes en esa zona tan céntrica de la capital francesa.

Grupos de manifestantes, algunos enmascarados, retrocedieron hacia la iglesia de la Madeleine, lanzando contra la policía adoquines arrancados del suelo y quemando a su paso todos los montones de desperdicios que encontraban, nada difíciles de localizar dada la huelga de recogida de basuras que azota a París desde hace una semana. Un fotógrafo de prensa resultó herido por el lanzamiento de una botella. La policía habló de "anarquistas" para describir a los autores de los disturbios.

Perseguidos por la policía, cientos de manifestantes invadieron el Teatro de la Ópera e interrumpieron la representación de "Così fan tutte", de Mozart. Nutridas fuerzas policiales entraron detrás y detuvieron a varias decenas. El teatro fue desalojado sobre las 10 de la noche, pero unos 300 jóvenes continuaron los enfrentamientos con la policía hasta la madrugada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de junio de 2003