Cathy Claret combina 'bossa nova' y rumbas susurradas en su nuevo álbum

La cantante flamenca francesa afincada en Barcelona Cathy Claret coquetea con el reagge, la bossa nova, el flamenco y la rumba en su nuevo álbum, Sussurrando (Subterfuge), que sale a la venta el 17 de junio. Su voz sensual y apagada se entremezcla en este disco tierno y naíf con la música flamenca de Raimundo Amador, Tomasito y Sorderita, y la de un grupo de amigos gitanos franceses, catalanes y andaluces. Ella es autora de las 12 canciones, todas en castellano, salvo una en francés, en las que se oyen las guitarras flamencas de Antonio Restucci y Juanito Heredia, organillos, cajón, percusión e instrumentos de juguete.

Nacida en la región francesa de La Camarga y criada en Nîmes, Claret fue una nómada que vivió en más de treinta sitios. Pero dice haber encontrado su lugar en el barrio de Gràcia de Barcelona junto a la familia Amador Fernández, que la adoptó y formó como artista a mediados de los años ochenta.

Fundó junto con Pascal Comelade la Bel Canto Orquesta, actuó con el grupo de rumba gitana de los sobrinos de Peret y Moncho, hizo conciertos con Pata Negra y participó en el grupo Los Fernández-Claret, formado por los tíos y los primos de Pata Negra.

Su nombre no es muy conocido, pero es la autora de una de las canciones más conocidas de Raimundo Amador, 'Bolleré', de su disco Noches de flamenco y blues, que luego grabó con B.B. King y éste incluyó en His definitive hits. Y es la compositora de 'Esperanza', cantada por Kiko Veneno en el álbum La familia del pollo. El cantante andaluz produjo su último disco, La chica del viento (2000), de pop melancólico aflamencado y rumbas brasileñas, que llegó a editarse en Japón. Anteriormente, Kiko Veneno había colaborado con ella en

Cathy Claret y Les disques du crépuscule, ambos producidos por Raimundo Amador, que curiosamente se editaron en Francia, Reino Unido y Japón, pero no en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de junio de 2003.