Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JORDI MAJÓ | FÚTBOL | Elecciones a la presidencia del Barcelona

La grata sorpresa

Apareció de la nada, pero con la honestidad y la transparencia como banderas, el discurso y el proyecto de Jordi Majó (Mataró, Barcelona, 1950) han logrado arrastrar a un inesperado número de adeptos. Empresario agrícola, es, sin duda, el candidato más austero de cuantos concurren por la presidencia. Alejado de las grandes cifras y de los nombres de relumbrón se ha distinguido por la gran coherencia que ha mostrado siempre entre sus palabras y sus hechos. Majó sorprendió cuando le puso cara a su proyecto con el fichaje de Sergi Bruguera. El ex tenista, bicampeón de Roland Garros, sería el directivo responsable del área deportiva. El resto de su equipo está compuesto mayoritariamente por empresarios desconocidos para la afición azulgrana.

Su propuesta deportiva apuesta por formar una plantilla basada en la cantera y complementada con primeras figuras de nivel nacional e internacional. Los nombres de esas figuras, sin embargo, no han trascendido. Majó, que no ha revelado quién serían el director deportivo y el técnico del primer equipo de fútbol, admite su interés por fichar a Van Nistelrooy pero también que no ha cerrado ningún acuerdo con el holandés del Manchester United. "Ningún jugador firmará hasta que el Barça no tenga un presidente", argumentó. La sentencia le valió la crítica del resto de candidatos que le acusaron de desconocer el mundo del fútbol.

Su programa económico asegura que en un año el club tendrá superávit y que la deuda quedará renegociada al máximo en tres años. También ha propuesto crear un comité de control presupuestario permanente que estaría formado por empresarios catalanes y por una representación de la peñas; tendría atribuciones de control económico y financiero y carácter vinculante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de junio de 2003