Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lucas Alcaraz anuncia su marcha del Recreativo tras la final de la Copa

Lucas Alcaraz hizo pública ayer su decisión de abandonar el cargo de entrenador del Recreativo de Huelva, equipo que la pasada jornada, a falta de tres para la conclusión del campeonato liguero, consumó su descenso a Segunda División junto con el Rayo Vallecano y el Alavés. Alcaraz, que llegó al Recreativo en la temporada 2000-2001 y un año después lo ascendió a la Primera División, confirmó que se marchará del banquillo justo después de la disputa de la final de la Copa del Rey, que el próximo 28 de junio jugará el Recreativo con el Mallorca en Elche. "Lo mejor está por llegar. La final de la Copa puede significar el primer título en la historia del Recre", dijo el técnico.

Alcaraz, de 35 años, hijo del diputado de IU, Felipe Alcaraz, no quiso ahondar en los motivos que le han llevado a adoptar esta decisión y se limitó a afirmar en tono enigmático que su salida será lo mejor para el club. "Cuando nos hemos sentado a dialogar, mi intención, y la del Consejo de Administración, era la de continuar. Pero, tras una profunda reflexión, hemos decidido que lo mejor para el club era buscar una nueva alternativa y anunciarlo cuanto antes, porque no era bueno para nadie que se mantuviera la incertidumbre sobre esta cuestión", explicó el todavía entrenador del Recreativo, que sí quiso dejar claro que en su marcha no han influido ni los motivos económicos, ni las discrepancias con la directiva, ni que exista un acuerdo con otro club.

"Mi futuro está en otro banquillo, pero ahora mismo ignoro por completo en cuál", indicó Alcaraz. Lo cierto es que el técnico se marcha después de haber mantenido durante meses una difícil relación con el secretario técnico del club, el ex jugador del Sevilla, José Rivera, y con el presidente del Consejo de Administración del club, Francisco Mendoza. Alcaraz se sintió muy dolido cuando el pasado enero, con el Recre hundido en la cola de la tabla a 11 puntos de la salvación, desde la directiva del club salieran voces que cuestionaron su labor, e incluso se meditó buscarle un sustituto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de junio de 2003