Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VISTO / OÍDO

País raro

Hace ocho días se votó; y nadie sabe quién ha ganado, pero Aznar lanza su quiquiriquí de gallito de pelea y Zapatero está ufano, con típica frialdad socialdemócrata. Es un país raro; y su democracia, triste. Peor era Franco, dicen, pero no creo que se pueda definir la democracia por la ausencia de Franco; ni la república por falta de rey. Democracia y república, tan enracimadas entre sí y con otras cosas -las clásicas: libertad, igd., frtd. y más-, tienen doctrina, filosofía, pedagogía, humanismo. La transición fue mala: se hizo para eliminar partidos porque quedaba el resabio franquista de que son malos; y la idea de que muchas opiniones hacen daño (precursores del pensamiento único: todo lo malo se inventó aquí antes, y el pensamiento único es de los Reyes Católicos).

El redescubrimiento de Aznar fue genial: la Constitución podía servir para todo si se disponían los mecanismos suficientes en los medios de comunicación; y se unificaba poder, justicia y legislación. Lo hizo. Más la pérdida de soberanía política, militar y económica, que obliga a mucho, a veces contradictorio. Estas elecciones, hijas de la amanerada Constitución (declarada santa e intangible; ellos se apropian del término "constitucionales"; se lo quitan a otros y los ponen fuera de la ley y de la grey), son, por tanto, incomprensibles. Si en España hay 40 millones de partidos, como 40 millones de sexos, la mayoría se decepciona. Sólo quedan los periodistas y sus calculadoras. La población ha perdido el interés. Y quedan tomas de posesión (Ana Botella, segunda teniente de alcalde en Madrid: "Tú serás alcaldesa", le dicen las brujas de Macbeth en un árbol de la Moncloa; y a Aznar, "Tú serás rey").

(Medios de comunicación: han suprimido "de masa" porque la odian: recuérdese a Ortega en su Rebelión de las masas: le daban asco, como a Marañón. Viene de "mass media" (plural femenino latino de "médium").

(El rey de Swazilandia dice que los males del mundo surgen de que las mujeres lleven pantalones. Y de los "derechos humanos", "abominación de Dios", que creó a cada uno con su puesto en la sociedad. Lo dice el Times de Swazilandia. Podría ser el PP, o el Opus. Tiene nueve esposas y el sábado disolvió el Parlamento mientras presidía una feria de ganado. Somos países raros).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de junio de 2003