ELECCIONES 25M | Comicios municipales en Cataluña

CiU pierde la mayoría en nueve consejos comarcales y ERC será decisiva en 11

El Gobierno catalán desata una tormenta política al aplicar la ley de 1987

Esquerra Republicana (ERC) se ha convertido en el partido bisagra en la mitad de los 22 consejos comarcales en los que ningún partido ha obtenido mayoría absoluta. Según los datos aportados ayer por el Departamento de Gobernación, en aplicación de la ley de 1987, Convergència i Unió es la formación política que sufre un mayor retroceso, pues pierde la mayoría cualificada en nueve consejos (pasa de controlar 27 a 18) y tendrá 44 consejeros menos. Los republicanos, en cambio, ganan 72 consejeros y tienen la llave del gobierno en 11 organismos comarcales.

Más información

El Gobierno catalán ha determinado la composición de los consejos aplicando la ley de 1987 (dos tercios de los consejeros se eligen según el número de concejales obtenidos por cada formación y el resto en función del número de votos) y no según la reforma aprobada el pasado mes de abril por el Parlament -mucho más proporcional-, a la que se opuso CiU. Así lo ordenó la pasada semana la Junta Electoral Central.

CiU continúa siendo la formación más beneficiada tras las elecciones del domingo, pues controlará 18 de los 40 consejos comarcales y en otros 14 ha conseguido la mayoría relativa, a pesar de una importante pérdida del número de representantes, que ha pasado de de 494 a 450. El resto de los grupos ganan consejeros (véase el cuadro superior).

El Partit dels Socialistes, por su parte, pierde la única mayoría absoluta que tenía en 1999, la del Consejo Comarcal del Barcelonès, pero duplica el número de mayorías relativas, que pasan de cuatro a ocho. En tres de ellas, por ejemplo, el PSC ha arrebatado el control a los nacionalistas de CiU: el Alt Penedès, Anoia y el Montsià.

De los 40 consejos comarcales, en 22 de ellos deberá negociarse la presidencia. Y en casi todos ERC puede decantar el gobierno hacia CiU o hacia los socialistas. Los republicanos tienen la llave en el Alt Camp, Alt Penedès, Anoia, Bages, Baix Penedès, Conca de Barberà, Montsià, Pla de l'Estany, Ripollès, Selva y el Vallès Oriental.

En el Baix Llobregat, Barcelonès, Garraf y Vallès Occidental, los socialistas sólo necesitarán los votos de Iniciativa per Catalunya Verds para gobernar.

Si a los resultados del 25-M se aplicara la reforma aprobada por el Parlament en abril, la composición de los consejos no sufriría grandes cambios, aunque CiU perdería la mayoría absoluta en otros tres consejos.

La aplicación de la ley de 1987 generó ayer una tormenta política. Toda la oposición calificó de "maniobra" los datos "artificiales" presentados por el consejero de Gobernación, Josep María Pelegrí. ERC aseguró que esta actitud pone en peligro posibles pactos poselectorales. El portavoz del PSC, Miquel Iceta, se expresó en similares términos y avanzó que su grupo está dispuesto a recurrir ante los tribunales. Por su parte, el popular Daniel Sirera calificó de "lamentable que el Gobierno utilice de nuevo las instituciones al servicio de los resultados electorales de CiU".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0028, 28 de mayo de 2003.