Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:BMW Serie 5

Tecnologías para disfrutar conduciendo

Los últimos avances al servicio del dinamismo, el confort y la seguridad. La nueva Serie 5 de BMW despliega una tecnología que busca convertir la conducción en un placer: carrocería de aluminio y acero, estabilizadoras electrónicas, dirección inteligente, neumáticos antipinchazos, proyección de información en el parabrisas... Y toda la calidad mecánica de la marca alemana.

La imagen, el espacio y la comodidad de las grandes berlinas con la agilidad y el dinamismo de un deportivo. La nueva Serie 5 aplica los últimos avances tecnológicos en un coche familiar de tamaño generoso para ofrecer las virtudes dinámicas que identifican a los BMW. Y reúne todo lo necesario para poder disfrutar de la calidad mecánica. El modelo alemán saldrá a la venta en España el 5 de julio con unos precios a partir de 38.900 euros.

Más grande, pero más ligero

El nuevo BMW ha crecido en tamaño respecto al modelo anterior de 1995, que alcanzó unas ventas de 1.400.000 unidades. Mide 4,84 metros (6,60 centímetros más), pero no presenta una imagen demasiado voluminosa. La clave está en el frontal, con un diseño más afilado, nuevos faros dobles y una enorme toma de aire en la zona inferior que definen su personalidad. Además tiene un lateral más estilizado, y sólo la zaga conserva los trazos pesados y poco armoniosos de la Serie 7.

Sin embargo, lo importante es que BMW ha realizado un gran esfuerzo tecnológico para evitar que el aumento de medidas sacrifique la deportividad que caracteriza a sus modelos. Y lo ha conseguido. El nuevo Serie 5 mantiene una gran agilidad, gracias sobre todo a su innovadora carrocería de aluminio y acero, y al uso de otros materiales ligeros (magnesio, silicio, manganeso...). El resultado es un peso hasta 75 kilos inferior a su antecesor según versiones, y una aerodinámica récord (CX: 0,26).

Festival tecnológico

Estas dos virtudes reflejan el despliegue de medios técnicos de este coche y se completan con muchas otras soluciones que buscan resaltar el dinamismo y el disfrute en la conducción. Así, junto a primicias como la dirección activa o la proyección de datos en color en el parabrisas incluye también unos faros bi-xenón que se adaptan a las curvas y

puede montar estabilizadoras electrónicas, un radar antichoque que mantiene la distancia con los demás coches, neumáticos antipinchazos Runflat con un dispositivo que avisa de cualquier pérdida de aire y un mando iDrive más sencillo que el de la Serie 7 para manejar todos los sistemas del coche.

Tres motores de seis cilindros

La Serie 5 sale a la venta con tres motores, todos de seis cilindros en línea, la mejor solución según BMW para reducir las vibraciones. La versión básica será el 520i, con motor 2.2 de gasolina y 170 CV (38.900 euros). Y por encima le seguirán el 530i de 231 CV y el 530d turbodiésel, que estrena muchas mejoras y llega a 218 CV. Los dos cuestan 46.500 euros y se ofrecen con un nuevo cambio manual de seis marchas, aunque más adelante se ofrecerán también con el automático secuencial de seis velocidades del Serie 7.

El equipamiento de serie es bastante completo: seis airbags, ABS, control de estabilidad DSC, apoyacabezas activos delanteros, climatizador, radioCD... Y una amplia lista de opciones con todos los avances tecnológicos. La gama se completará en otoño con los 525i de 192 CV (38.900 euros) y el 545i V8 de 333 CV (70.150). Y a mediados de 2004 llegará la carrocería familiar o touring.

MÁS ESPACIO INTERIOR

- ESPACIO AMPLIADO

El nuevo Serie 5 es 6,60 centímetros más largo, 4,80 más ancho y 4 más alto que el anterior modelo. Se refleja en un habitáculo más amplio y confortable, con más altura y 4,60 centímetros más de espacio para las piernas en las plazas traseras. Además, el maletero ha aumentado en 60 litros y llega ahora a 520, pero sobre todo permite cargar cuatro juegos de palos de golf, un argumento muy importante, según la marca, para el mercado estadounidense. Y si se eligen los neumáticos opcionales antipinchazos Runflat de Bridgestone, que permiten rodar sin aire después de pinchar unos 150 kilómetros a 80 km/h., se puede eliminar la rueda de repuesto y ganar otros 35 litros (555 litros).

Por lo demás, el diseño es impecable, con materiales cuidados y un aspecto elegante y moderno.

LAS NOVEDADES TÉCNICAS DE LA SERIE 5

LA NUEVA SERIE 5 ofrece casi todas las tecnologías que hasta ahora sólo estaban disponibles en la Serie 7, el buque insignia de BMW. Pero aporta también algunas primicias mundiales, como la dirección activa o la pantalla de infomación en el parabrisas. La mayoría son opcionales y no tienen todavía precios oficiales, pero se han desarrollado con un objetivo fundamental: mejorar el dinamismo y el disfrute en la conducción, asignaturas pendientes de las grandes berlinas, que con el aumento de tamaño han perdido agilidad.

- CHASIS DELANTERO DE ALUMINIO

El 15% de la carrocería de la nueva Serie 5 es de alumino frente al 1% del modelo anterior. Además, BMW ha utilizado este material en la zona delantera (azul) para reducir el peso (unos 55 kilos) y conseguir un reparto más idóneo: 50% en cada eje. El resultado es un comportamiento dinámico más ágil y eficaz.

- INFORMACIÓN EN EL PARABRISAS

Se llama Head up display y procede de la aviación. Proyecta información (navegador, radar antichoque, velocidad...) en la base del parabrisas, frente al conductor. Y evita apartar la vista de la carretera.

- DIRECCIÓN ACTIVA INTELIGENTE

Se adapta a la velocidad. Es más rápida y exige girar menos el volante en las maniobras o en zonas muy viradas. A partir de 120 km/h. se hace más lenta y aporta unas reacciones menos nerviosas. Opcional.

- ESTABILIZADORAS ELECTRÓNICAS

Un sistema electrónico que se estrenó en la Serie 7 y regula el funcionamiento de las barras estabilizadoras para contrarrestar el balanceo de la carrocería en las curvas y reducir las inercias laterales al mínimo. Se llama Dynamic drive, es opcional y mejora la estabilidad: aporta más precisión y agilidad en los trazados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de mayo de 2003

Más información