Crónica:CICLISMO | Giro de ItaliaCrónica
i

Gálvez arrastra a Cipollini en la última curva

Camino del Véneto el cielo italiano se hizo carbón. Rayos y truenos. Viento de tormenta y granizo. La última curva en San Donà del Piave, el pueblo de Moreno Argentin, era una curva-trampa. Un giro cerrado a la izquierda. La meta, al lado, a 150 metros. Delicado en condiciones normales, imposible ayer, empapado por la lluvia. Un espejo envenenado: quien pasara la curva en cabeza ganaba la etapa.

Isaac Gálvez, fuerte, hábil, no tiene miedo. Se ha ganado la vida y la fama en los velódromos, en las carreras a los puntos, donde juegan tanto los codos y la cabeza como las piernas. A Cipollini ya le dejaba solo su tren, ya se apartaba el último lanzador, Lombardi, cuando Gálvez, a rueda, vio la victoria a su alcance en forma de hueco a la izquierda del campeón del mundo. Había que correr el riesgo. El sprinter catalán no dudó. Intentó un interior a 60 por hora. Iba bien, pero cuando estaba a mita de la curva, vio que se iba, que se iba, tocó el freno y patinó. En su caída arrastró a Cipollini. Los dos chocaron violentamente contra las vallas de la derecha después de atravesar patinando todo el ancho de la calle.Por detrás de ellos, un pandemonium, caídas y patinazos, del que salió indemne y con ventaja Robbie McEwen, que logró sin sprintar su segunda victoria de etapa del Giro2003.

Más información

La etapa era la más llana del año, un suave prólogo para el segundo plato fuerte de esta edición, la temida ascensión al inédito Zoncolan, un puerto del que dicen que es el Angliru italiano y que deberá servir para que el actual líder, Simoni, distancie un poco más a Garzelli.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 21 de mayo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50