Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los británicos llegan al rescate del 'Kursk' sin esperanzas

El minisumergible británico LR5 llegó sobre las seis de la tarde de ayer, hora peninsular española, a las gélidas aguas del mar de Barents, donde el submarino ruso Kursk yace sumergido desde hace una semana. Pero las esperanzas de que pueda ser eficaz esta valiosa ayuda para el rescate de los 118 tripulantes rusos eran tan escasas como las posibilidades de supervivencia dentro del submarino. Las autoridades de Moscú ya reconocen la magnitud del drama. El viceprimer ministro ruso Iliá Klebánov calificó la posibilidad de que haya supervivientes de "meramente teórica". En un clima de creciente malestar ciudadano, se esperaba que el presidente, Vladímir Putin, se desplazara a la zona de la tragedia. Pero su oficina lo negaba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de mayo de 2003